Menú
Canutillos de Sumbilla
1 hora | Baja

Canutillos de Sumbilla

Estas deliciosas cañas rellenas de crema pastelera y espolvoreadas con azúcar son uno de los postres más famosos de nuestra gastronomía. Ahora podrás sorprender a tus invitados preparándolos con esta receta.

Receta archivada en: Lácteos, Bollería, Sartén, Española, Postres

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta paso a paso

  1. En un recipiente grande pon 350 gramos de harina en forma de montaña.
  2. Haz un agujero en el centro de la harina y coloca dentro la mantequilla ya derretida, 125 mililitros de leche, 50 gramos de azúcar, un chorrito de anís y una pizca de sal.
  3. Mezcla todos los ingredientes hasta tener una masa homogénea. Déjala reposar durante 30-40 minutos.
  4. Pasado ese tiempo, estira la masa y divídela en pequeñas tiras que deberás enrollar en los moldes de canutillos previamente untados con un poco de aceite.
  5. Fríe los canutillos en una sartén honda con aceite muy caliente.
  6. Cuando estén ya tostados, sácalos y déjalos escurrir en papel de cocina. Reserva para que se templen.
  7. Para prepara la crema pastelera del relleno mezcla en un bol 40 gramos de harina tamizada, 25 gramos de maicena y 100 gramos de azúcar.
  8. Agrega las yemas de huevo y 250 mililitros de leche y bate todo.
  9. Pon a calentar el resto de la leche con la ramita de canela, la piel del limón y la vaina de vainilla.
  10. Cuando la leche ya esté caliente, pero sin que haya llegado a hervir, retírala del fuego. Con un tenedor saca la canela, la piel del limón y la vainilla.
  11. Incorpora la leche emulsionada al resto de ingredientes y pon todo al fuego durante unos minutos para que se espese y sin dejar de remover. Luego deja que se enfríe un poco.
  12. Desmolda los canutillos cuando éstos aún estén calientes y rellénalos con la crema.
  13. Sírvelos en una fuente y espolvoreados con un poco de azúcar glas.

Receta completa

Sumbilla es un pequeño pueblo de los Valles Cantábricos que se encuentra al noroeste de la provincia de Navarra. A este encantador municipio regado por las aguas del Bidasoa le debemos uno de los postres más conocidos de nuestra gastronomía nacional y muy apreciado fuera de nuestras fronteras: los canutillos de Sumbilla. Se trata de unas pequeñas cañas de masa crujiente rellenas de una deliciosa crema pastelera con un toque de limón y espolvoreadas con azúcar. Con los pasos que te mostramos a continuación podrás preparar tus propios canutillos, perfectos para poner el broche de oro a una comida familiar o para servir a tus amigos con una buena taza de café o de chocolate caliente cuando celebres una merienda en tu casa.

Elaboración

Para comenzar a preparar estos deliciosos canutillos de Sumbilla tendrás que empezar por la masa. Para ello, coge un recipiente grande y pon en él 350 gramos de harina haciendo la forma de un volcán. Haz un pequeño agujero en el centro de la montaña de harina y vierte dentro los 70 gramos de mantequilla ya derretida durante unos segundos en el microondas, 125 mililitros de leche, 50 gramos de azúcar, un chorrito de anís y una pizca de sal. Mezcla todo con una batidora o con una espátula de cocina hasta que todos los ingredientes se hayan integrado perfectamente. Pero ten cuidado de no trabajar demasiado la masa para que ésta no pierda la textura inicial que tan importante es para que los canutillos salgan a la perfección. Cuando tengas la masa lista déjala reposar durante 30-40 minutos.

Una vez haya pasado el tiempo de reposo de la masa, comienza a trabajarla sobre una encimera o superficie lisa untada con un poquito de aceite, el suficiente para que la masa no se quede pegada. Con un rodillo estírala hasta que esté lo más fina posible y divídela en varias tiras largas. A continuación, unta los moldes especiales para canutillos con un poco más de aceite y envuelve las tiras de masa en ellos. Pon una sartén honda con aceite en el fuego y, cuando éste ya esté muy caliente, mete los moldes con la masa en la sartén para freírlos. Cuando hayan adquirido un tono tostado, sácalos y ponlos a escurrir sobre un poco de papel de cocina para que absorba todo el aceite que sobra. Luego deja que se templen antes de sacarlos de los moldes con mucha delicadeza para que los canutillos no se rompan.

Los canutillos de Sumbilla son pequeñas cañas de masa crujiente rellenas de crema pasteleraLos canutillos de Sumbilla son pequeñas cañas de masa crujiente rellenas de crema pastelera

Ahora es el momento de comenzar a preparar la crema pastelera con la que rellenar estos canutillos de Sumbilla. Primero mezcla en un bol amplio todos los ingredientes secos: 40 gramos de harina ya tamizada, los 25 gramos de maicena y 100 gramos de azúcar. Mezcla todo bien con una espátula de cocina y luego agrega las 3 yemas de huevo y 300 mililitros de leche. Integra todos los ingredientes con la ayuda de una batidora eléctrica y reserva. A continuación, pon a calentar los 200 mililitros de leche sobrante en un cazo pequeño a fuego medio-bajo y añade la ramita de canela, la piel del limón y la vaina de vainilla. No dejes que la leche rompa a hervir en ningún momento, sino que cuando veas que ya está lo bastante caliente retírala del fuego. Con un tenedor saca la rama de canela de la leche, así como la piel del limón y la vaina de vainilla.

Incorpora la leche al recipiente con el resto de los ingredientes de la crema pastelera y remueve. Vuelve a poner a calentar fuego bajo todos los ingredientes ya mezclados y sin dejar de remover en ningún momento deja que la crema vaya cogiendo cuerpo y se espese poco a poco. Cuando ya tenga la textura adecuada, retira la crema del fuego y deja que se temple durante un rato. Cuando ya se haya enfriado un poco, comienza a rellenar los canutillos ya separados de sus moldes. Lo mejor es que lo hagas con una manga pastelera pequeña, ya que te será más sencillo, pero sino también puedes utilizar un biberón de cocina o una cuchara. Cuando ya tengas todos los canutillos rellenos, colócalos ordenados sobre un plato o una fuente y espolvorea por encima con un poco de azúcar glas. A la hora de servírselos a tus invitados, hazlo cuando la crema y los canutillos aún estén un poco templados, ya que así es como más crujientes estarán.

Te puede interesar

Comentarios