Menú
Pastel de queso japonés
80 minutos | Media

Pastel de queso japonés

Esta receta te encantará porque es una forma distinta de tomar queso en casa.

Receta archivada en: Bollería, Quesos, Horno, Japonesa, Postres

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta paso a paso

  1. Precalentar el horno a 200 ºC con calor arriba y abajo, sin ventilador.
  2. Engrasar un molde de 20 cm con mantequilla y enharinar sin dejar ningún resquicio. Poner un redondel de papel de horno tapando el fondo.
  3. Calentar agua en una olla o cazo grande a punto de hervor. Apagar el fuego y colocar encima de la cazuela un recipiente para mezclar la masa.
  4. Echar el queso crema y la mantequilla en el bol y batir hasta conseguir una crema homogénea.
  5. Añadir la mitad del azúcar en polvo, las yemas y la leche.
  6. Echar la sal y la ralladura de limón y retirar la olla de agua caliente.
  7. Tamizar la harina junto con el almidón de maíz en un recipiente aparte.
  8. Montar las claras en otro recipiente hasta que esponjen.
  9. Añadir el crémor tártaro o el zumo de limón. Batir de nuevo y agregar la otra mitad de azúcar molido y montar hasta conseguir picos blandos.
  10. Agregar la harina y el almidón tamizados a la masa de queso, yemas y azúcar. Mezclar bien.
  11. Añadir las claras montadas a la masa y mezclar con una varilla hasta que la mezcla quede homogénea.
  12. Poner el molde en un fuente con agua caliente y meter en el horno durante 18 minutos a 200 ºC. Bajar las temperatura a 160 ºC durante 15 minutos.
  13. Dejar el pastel media hora dentro del horno con este apagado.
  14. Dejar enfriar, desmoldar y servir.

Receta completa

Llamado originalmente fuwa-fuwa, el pastel japonés es uno de los postres más típicos de Japón. Podría decirse que el pastel de queso japonés es una adaptación de la clásica 'cheese cake' americana con la diferencia de que tiene una textura más parecida al mousse para agradar al gusto de los japoneses.

No fue hasta los años 60 cuando se comenzó a comercializar este pastel por las tiendas de Japón. La pastelería Morozoff de Kobe fue la primera en elaborar el famoso pastel japonés después de que su dueño, Tomotar Kozonu decidió preparar su propia versión de un pastel de queso alemán llamado käsekuchen. Sin embargo, fue la cadena Rikuro Ojisan en Osaka quien comenzó a comercializar este pastel al estilo soufflé.

Elaboración

Lo más importante para comenzar a hacer el pastel de queso japonés es preparar todos los ingredientes y recipientes necesarios. En primer lugar, hay que separar las claras de las yemas ya que se usan ambos ingredientes por separado. Por otro lado hay que precalentar el horno a 200 ºC con calor arriba y abajo y sin ventilador y es necesario preparar el molde en el que se va a hacer el pastel cubriéndolo con mantequilla y harina y tapando el fondo con papel de horno.

Este es uno de los postres más típicos de JapónEste es uno de los postres más típicos de Japón

En segundo lugar, es necesario calentar agua en una olla hasta que hierva, una ver que el agua esté hirviendo hay que colocar un bol en el que se realizará la masa. Para ello hay que comenzar añadiendo en el bol la mantequilla y el queso crema, remover hasta que se quede una mezcla homogénea. A continuación hay que añadir la mitad del azúcar en polvo, unos 70 gramos, las yemas y la leche, es muy importante batir la mezclas cada vez que se añada cualquier ingrediente. Por último, hay que agregar la sal y la ralladura de limón y una vez que esté todo bien mezclado hay que retirar la olla de agua caliente.

Por otro lado, es necesario tamizar en otro recipiente el harina junto con la maizena. En este momento hay que montar las claras para crear un merengue, para ello se colocan las claras en un recipiente frío y comenzamos a batir con unas varillas o una batidora. Cuando las claras comiencen a espumar hay que añadir el crémor tártaro y cuando estén las claras casi montadas hay que añadir poco a poco el resto del azúcar en polvo. Hay que seguir batiendo hasta lograr que el merengue nos forme 'picos' y tenga una textura densa. Una vez que el merengue esté listo hay que verter en el bol donde tenemos el resto de los ingredientes del pastel para mezclarlo con suavidad.

Cuando esté cortado el pastel habrá que dejarlo reposar para que se enfríeCuando esté cortado el pastel habrá que dejarlo reposar para que se enfríe

Para cuajar el pastel se utiliza la conocida técnica de cocina del baño maría, para ello introduce una fuente en el horno, calienta agua en un cazo y verter sobre la fuente. En el centro de la fuente hay que colocar el molde con el pastel y una vez que esté colocado hay que echar agua en la fuente hasta que se cubra un tercio de la altura del molde. A continuación, hay que hornear a 200 ºC durante 18 minutos, bajar después la temperatura a 160 ºC durante 15 minutos y luego apagar completamente el horno. Una vez esté cortado el horno hay que dejar que el pastel repose durante 30 minutos dentro del horno. Una vez que haya transcurrido el tiempo de reposo hay que sacar el pastel del horno y dejar que se enfríe, es recomendable dejar que esté en la nevera o a temperatura ambiente al menos dos horas antes de consumirlo.

Te puede interesar

Comentarios