Menú
Helado de té verde
90 minutos | Baja

Helado de té verde

La infusiones y los tés son una bebida perfecta para cualquier época del año, también para verano. Descubre cómo preparar un rico helado de té verde.

Receta archivada en: Lácteos, Helados, Cocina rápida, Española, Postres

Ingredientes para Menos 1 Más litro

  • 2 cucharadas de tes verde matcha
  • 130 gramos de azúcar
  • 180 mililitros de nata con alto contenido graso
  • 180 mililitros de leche
  • 3 huevos

Receta completa

Por muy raro que nos parezca, el verano es la segunda temporada de mayor consumo de infusiones y tés. El calor hace que queramos hidratarnos constantemente y el agua acaba aburriendo, por lo que empezamos a ser creativos y combinamos las infusiones convirtiéndolas en refrescos.

Una de esas creaciones originales es el helado de té verde, que puede ser con té normal o con matcha, una variedad más exótica. Es un helado a base de yema, nata y leche, perfumado con sabor al té que más nos guste. En este caso el verde es una de las mejores opciones, se trata de una variedad super perfumada y convierte al postre en un alimento atrevido y sorprendente.

No es una opción que suela gustar demasiado a los niños, debido a su amargor, pero a los adultos nos encanta ¿Te atreves?

El cremoso y refrescante helado de té verde Matcha es uno de los placeres de Japón, y uno de los 4 helados más consumidos en este país. Un helado que además de ser delicioso, combina de maravilla con otros sabores como el chocolate o la fresa, asimismo es rico en antioxidantes, ¿quién pide más?

El helado de té verde matcha es muy cremoso y refrescanteEl helado de té verde matcha es muy cremoso y refrescante

El té Matcha es una variedad del té verde. A diferencia de éste, no se infusiona pues su textura es en polvo, por lo que se mezcla en agua igual que un café soluble, dejando una bebida intensa en sabor, color, y en propiedades, de textura aterciopelada y realmente única.

Elaboración

Mezclamos dos cucharadas de azúcar con el té verde (Matcha si lo tenemos) en un recipiente.

Separamos las claras de las yemas de los huevos y mezclamos en otro recipiente la cantidad restante de azúcar con las yemas. Después incorporamos en el mismo recipiente la mezcla anterior de té y azúcar y removemos todo hasta que quede una pasta bastante densa. Calentamos leche en una cacerola y apartamos ésta del fuego antes de que hierva.

Añadimos un poco de la leche a la mezcla de té matcha anterior para suavizar la pasta creada. Entonces vamos agregando poco a poco el resto de la leche y mezclando con cuidado. Cuando la mezcla esté perfectamente homogénea la devolvemos a la cacerola y ponemos a calentar de nuevo.

La mezcla tiene que estar perfectamente homogénea para que el helado quede bienLa mezcla tiene que estar perfectamente homogénea para que el helado quede bien

Como antes, apartamos la mezcla antes de que hierva y colamos para eliminar posibles grumos. Después dejamos enfriar. Batimos despacio la nata e incorporamos el resultado a la mezcla de té matcha. Lo distribuimos en un recipiente grande y hermético y lo metemos en la nevera durante tres horas más o menos.

Pasado el tiempo, metemos el recipiente en el congelador. Para evitar que se formen cristales en nuestro helado de té verde, es necesario que lo saquemos cada 30 ó 40 minutos y lo removemos enérgicamente. Tenemos que repetir esta operación hasta que el helado quede con la textura y punto de congelación deseados. Solo de esta forma conseguiremos la cremosidad del helado más delicioso.

Transcurrido este tiempo saca el helado del recipiente y bátelo bien hasta que quede cremoso. Introduce la mezcla en el congelador y pasadas unas horas vuelve a repetir el proceso hasta que llegues a la tercera batida, momento en el que cubrirás el helado con film de cocina y reservamos finalmente en el congelador hasta su consumo. ¡Y listo!

Te puede interesar

Comentarios