Menú
Bizcocho de avena y plátano
80 minutos | Baja

Bizcocho de avena y plátano

Este dulce tiene una miga suave y esponjosa que casa a la perfección con su delicioso e intenso sabor. Disfrútalo en el desayuno junto a un café o sírvelo de merienda a tus invitados.

Receta archivada en: Tartas, Frutas, Cereales, Horno, Postres

Ingredientes para Menos 8 Más personas

  • 250 gramos de harina de avena
  • 200 mililitros de leche de almendra
  • 80 mililitros de aceite de oliva virgen extra
  • 30 gramos de nueces peladas
  • 3 plátanos
  • 2 huevos grandes
  • Levadura en polvo
  • Margarina

Receta paso a paso

  1. Pela los 3 plátanos y córtalos en rodajas. Ponlos en un recipiente hondo e incorpora los 200 mililitros de leche de almendra, los 2 huevos grandes y los 80 mililitros de aceite de oliva.
  2. Machaca el plátano con la ayuda de un tenedor y luego bate con unas varillas eléctricas para que los ingredientes se liguen.
  3. Incorpora los 250 gramos de harina de avena y 1 sobre de levadura en polvo y vuelve a batir hasta tener una mezcla homogénea.
  4. Agrega los 30 gramos de nueces peladas y remueve con una espátula de cocina.
  5. Pon a calentar el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.
  6. Engrasa ligeramente con un poco de margarina o aceite de oliva el molde que vayas a utilizar, siendo lo mejor que éste sea redondo.
  7. Mete el bizcocho en el horno durante 1 hora.
  8. Pasado ese tiempo, comprueba si está hecho con la punta de un cuchillo. Si sale limpia ya puedes sacarlo, sino deja que se cocine durante unos minutos más.
  9. Sácalo del horno y deja que se enfríe sobre una rejilla antes de comerlo.

Receta completa

¿A quién no le gusta levantarse por la mañana y desayunar un delicioso trozo de bizcocho? Muchos expertos dicen que esta es la comida más importante del día, y por ello hay que hacerla como se merece. Además, seguro que no resulta tan difícil levantarte con el despertador si te espera este delicioso dulce. Sin embargo, este no es un bizcocho tradicional, sino que está hecho a partir de avena y plátano. Ambos son ingredientes cuyo consumo aporta multitud de beneficios al organismo y dan la energía necesaria para tener un día completo. Otra de las características de esta receta es que tampoco lleva azúcar, por lo que este bizcocho es perfecto para aquellas personas que están haciendo dieta para bajar de peso. Si quieres aprender a cocinarlo y disfrutar de su tierna y esponjosa textura con un delicioso sabor a plátano, tan solo tienes que seguir los pasos que te mostramos a continuación.

El bizcocho de avena y plátano tiene un sabor dulce al que no se puede resistir nadieEl bizcocho de avena y plátano tiene un sabor dulce al que no se puede resistir nadie

Elaboración de este bizcocho

Preparar la masa de este bizcocho de plátano y avena es de lo más fácil y apenas te llevará una hora. Comienza pelando los plátanos, -siendo lo más recomendable que éstos estén bien maduros-, y cortándolos en rodajas. Ponlos en un recipiente hondo e incorpora los 200 mililitros de leche de almendras, los 2 huevos grandes y los 30 mililitros de aceite de oliva. Machaca los plátanos todo lo que puedas con la ayuda de un tenedor y luego utiliza unas varillas eléctricas para que todos los ingredientes se integren.

Este bizcocho se puede consumir como postre o como meriendaEste bizcocho se puede consumir como postre o como merienda

Cuando tengas una mezcla más o menos homogénea, incorpora al recipiente los 250 gramos de harina de avena y un sobre de levadura en polvo. Vuelve a batir y, a continuación, añade los 20 gramos de nueces peladas y ligeramente trituradas. Remueve bien con una espátula hasta que tengas una mezcla perfectamente ligada. En ese momento pon a calentar el horno a 180ºC con calor arriba y abajo y, mientras llega a la temperatura indicada, engrasa un molde redondo y profundo con un poco de margarina o aceite para que el bizcocho no se pegue ni se rompa al desmoldarlo. Mételo en el horno durante 1 hora y, una vez haya pasado el tiempo indicado, comprueba que está perfectamente hecho pinchando con la punta de un cuchillo. Si éste sale limpio ya puedes sacar el bizcocho, sino déjalo unos minutos más dentro. Cuando lo saques deja que se enfríe sobre una rejilla metálica. Disfrútalo por la mañana con tu café o, si optas por servirlo como merienda a tus invitados, no te olvides de acompañarlo de una taza de té.

Te puede interesar

Comentarios