Menú
Comida típica china

Comida típica china

La comida china es de las más fáciles de hacer además de las más sanas. Hay infinidad de platos y una de las cocinas más variadas de todo el mundo.

La comida china cada vez está más instalada en nuestro país, y es que son muchos los restaurantes que ofrecen los platos típicos de China. Más allá del arroz tres delicias o los rollitos de primavera, podemos descubrir infinidad de platos deliciosos de esta tradicional cocina.

La cocina china es una de las más variadas en todo el mundo, y han conseguido ser unas de las personas más longevas del planeta. Son muchos los expertos que aseguran que esto viene repercutido por la alimentación tan sana que llevan, ya que su dieta se basa en comida sana.

A continuación, vamos a describir algunas recetas que no deberías de perderte de la cocina típica China. Primero una sopa típica y luego una receta típica, pato a la pekinesa.

SOPA CHINA DE POLLO CON VERDURAS

Las sopas, quizás son las más olvidadas, ya que hay platos muy conocidos, pero sin duda son platos exquisitos. Hoy te traemos esta receta muy sana y fácil de preparar para la hora de la comida o de la cena.

Sopa china de pollo con verdurasSopa china de pollo con verduras

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS (2 HORAS Y 30 MINUTOS - DIFICULTAD BAJA)

150 gramos de fideos chinos

1 pechuga de pollo

1 pimiento rojo

1 pimiento verde

½ cebolla

½ puerro

1 rama de apio

2-3 dientes de ajo

1 zanahoria

1 cucharada de pimienta

½ de coriandro

½ vaso de salsa de soja

½ vaso de vinagre

250 mililitros de caldo de pollo

500 mililitros de agua

AOVE (aceite de oliva virgen extra)

ELABORACIÓN:

En primer lugar, vamos a elaborar el aderezo de nuestra sopa para que macere. Maja los dientes de ajo, con una pizca de sal, el coriandro, la pimienta, una parte de vinagre y de salsa de soja. Deja esta salsa un par de horas.

Después de este tiempo vamos a cortar las verduras en trozos pequeños, piensa que irán en la sopa del tamaño que las partas. Corta el pimiento verde y rojo, la cebolla, el apio, la zanahoria y el puerro.

En una sartén, con un chorreón de AOVE y con el fuego fuerte, pon la zanahoria durante un par de minutos, añade también la cebolla y el apio durante un minuto, si ves que las verduras se tragan el aceite, añade un poco más. Pon ahora los pimientos, verde y rojo durante otro minuto, y ya por último añade el puerro medio minuto. Aparta las verduras del fuego.

Corta la pechuga en tiras y saltea. Pon el fuego fuerte y ten la pechuga dos minutos con un poco de sal. Como el pollo es muy grande córtalo con unas tijeras, si la verdura también la ves grande, haz el mismo proceso.

Los jugos que han soltado las verduras y el pollo no los tires, añade a estos el caldo de pollo, el medio litro de agua, el resto de la salsa de soja y el vinagre. Cuela el majado que estaba macerando y añádelo también al caldo. Una vez esta el caldo caliente, echa los 150 gramos de fideos chinos y deja cocer durante 7-8 minutos. Pon también las verduras y el pollo, déjalo en el caldo un par de minutos y parar el fuego.

Por último, servir en un plato hondo o bol. Es un plato muy sencillo y muy saludable.

PATO A LA PEKINESA

Este es probablemente el plato con más reconocimiento internacional de la cocina china. Es originario de Pekín, aunque ya se consume en todo el mundo. Para su preparación es necesario que el animal haya alcanzado los 3 kilos y las once semanas de edad.

Pato a la pekinesaPato a la pekinesa

INGREDIENTES PARA 4 RACIONES (180 MINUTOS - DIFICULTAD MEDIA)

2 kilos de pato

1 cebolla

1 buen trozo de jengibre o 2 trozos medianos

Sal al gusto

1 cucharada de vino de arroz

1 cucharada de 5 especias (ya vienen botes preparados)

PARA ESCALDAR EL PATO:

2 ½ de agua

3 cucharadas de sal

1 cucharada de Salsa de Soya

2 cucharadas de miel

4 cucharadas de Salsa Hoisin

ELABORACIÓN:

En primer lugar, hay que lavar bien el pato, por fuera y por dentro, es decir que no tenga vísceras y este hueco. Ahora hay que separar la piel de la carne del pato, esto se puede hacer con un canuto muy pequeño soplando para tratar de despegar la piel.

Una vez esta el pato limpio, sécalo bien. Ahora es el momento de preparar la mezcla que untaremos tanto por fuera como por dentro del animal. Mezcla la cebolla, el jengibre, las 5 especias, la sal y el vinagre de arroz. Con esta mezcla unta el exterior y el interior del pato.

Es importante que si hay partículas adheridas a la piel las retires y las metas dentro del animal, una vez tengas todo el pato untado tienes que cerrar las aberturas del animal con unos palillos, para que no se salga nada y se haga bien luego.

En una olla grande, es decir, que quepa el pato pon a hervir agua, añade las tres cucharadas de sal. Cuando el agua esté hirviendo sumerge el pato, la parte que no sumerjas rocíala también con agua hirviendo.

Una vez está el pato escaldado, vamos a preparar la mezcla de miel y salsa soya, simplemente tienes que juntar los dos ingredientes y remover. Pinta el pato, pero no eches cantidad en exceso, no debe de gotear.

Ahora es necesario que el pato se seque, para ello cuélgalo del cuello, esto puede tardar hasta 24 horas, pero si tienes prisa puedes ponerle un pequeño ventilador, tardará mucho menos.

Después de estar el pato seco, vuélvelo a pintar. La piel no debe de estar húmeda, ya que si asásemos así la piel se arrugaría. Si la piel está seca quedará muy crujiente. Precalienta el horno a 200º grados Pon una bandeja o rustidera con agua en la parte baja del horno.

Pon el pato en la bandeja con rejilla, sin papel debajo, el goteo que vaya cayendo debe caer en la bandeja con agua. Debes tener el pato en el horno alrededor de 20 minutos, volteándolo por ambos lados. Una vez haya pasado ese tiempo, baja la temperatura a 150º grados y ásalo durante 1 hora. Cuando haya pasado la hora sube a 190º grados. El pato debe estar en el horno hasta que esté la piel crujiente.

Retira el pato del horno, corta la piel en trozos, pero ten en cuenta que debe permanecer junta a la carne, es decir, sin que se caiga.

Pon el pato en una bandeja y acompáñalo con la salsa Hoisin, cebolla o pepino. Lo que prefieras. Este plato se suele servir en dos partes. Por un lado, la carne del pato y por otro la piel.

Es una receta deliciosa, que sorprenderá a todos tus comensales.

Después de estás dos recetas, has podido comprobar que en China se come sumamente bien y más allá del arroz tres delicias. Hay mucha más comida típica que la que solemos conocer.

Te puede interesar