Menú
Patatas meneás
30 minutos | Baja

Patatas meneás

Aprende a cocinar las deliciosas patatas meneás. Una receta de la gastronomía española que recuerda al clásico puré de patatas pero con un toque crujiente y con pimentón. Deliciosas y sencillas, pues no te llevarán más de 30 minutos.

Receta archivada en: Patatas, Carnes, Española, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta paso a paso

1 Cuece las patatas durante 20 minutos añadiendo al agua sal y las hojas de laurel.

2 Corta en tiras gruesas la panceta, tocino, bacon o lo que vayas a añadir a las patatas. Resérvalo.

3 Mientras cuecen las patatas, pelas los ajos y córtalos en rodajas. Fríelos a fuego medio-bajo.

4 Retira la sartén con los ajos del fuego y vierte el pimentón encima. Revuélvelo rápidamente y déjalo unos segundos.

5 Añade medio vaso de caldo de cocción de las patatas y remueve para conseguir una salsa de pimentón y ajos.

6 Vuelve a colocar la sartén en el fuego y cocina un minuto. Retírala y reserva.

7 Con las patatas cocidas, reserva un vaso del caldo de cocción, retíralas y pélalas.

8 Machaca las patatas e incorpóralas a la salsa de pimentón y ajos. Revuelve bien.

9 Echa otro poco de caldo de cocción hasta que consiguen la textura que buscas.

10 Coge el tocino, panceta o bacon troceado y saltéalo en una sartén a fuego alto hasta que quede dorado y ligeramente crujiente.

Receta completa

Las patatas meneás son una receta española muy típica de Ávila, Salamanca y Extremadura, sobre todo de Cáceres. Se ha extendido por gran parte de la geografía nacional, adquiriendo así otros nombres como patatas revolconas, machaconas o revueltas.

Pueden servirse como una deliciosa tapa, un plato principal o como guarnición de carnes y pescados. Puede recordar al clásico puré de patatas pero tiene un punto especial: el pimentón y el contrapunto crujiente que añade la panceta, tocino o torrezco que se le añade. Es una receta muy sencilla tanto por los ingredientes que necesita como por su elaboración, que no te llevará más de 30 minutos.

Las patatas meneas pueden servirse como tapa, plato principal o guarniciónLas patatas meneas pueden servirse como tapa, plato principal o guarnición

Elaboración

Lava las patatas y colócalas en una olla con el agua necesaria para que queden cubiertas. Añade una cucharada de sal y las hojas de laurel. Pon la olla a fuego alto y cuando el agua empiece a hervir deja que se cuezan durante 20 minutos. Puede tardar más o menos, hasta que queden blanditas. Compruébalo pinchándolas con un tenedor. Si hay patatas más grandes, córtalas por la mitad para que tengan tamaños similares.

Si quieres añadirle el característico toque crujiente, coge la panceta, tocino o bacon (según tus gustos) y córtalo en tiras gruesas. Resérvalo para cocinarle al final y que llegue caliente y crujiente a la mesa.

Mientras cueces las patatas, pela los ajos y córtalos en rodajas. Coloca un poco de aceite en una sartén a fuego medio-bajo y fríelos hasta que queden ligeramente dorados, con cuidado de que no se quemen. Aparta la sartén del fuego y vierte encima de los ajos el pimentón. Revuélvelo todo rápidamente. Déjalo unos segundos y añade medio vaso del caldo de cocción de las patatas. Remueve para conseguir una especie de salsa de pimentón y ajos. Vuelve a poner la sartén en el fuego y cocina durante un minuto para que hierva. Retírala de nuevo y reserva.

Puedes añadirle tocino, bacon, panceta o torreznosPuedes añadirle tocino, bacon, panceta o torreznos

Cuando las patatas estén cocidas, reserva al menos un vaso del caldo de cocción, retíralas y pélalas. Ahora deberás machacarlas. Puedes hacerlo con un tenedor o pasarlas por un pasapurés. Incorpóralas a la salsa de pimentón y ajos y revuélvelas bien. Echa otro poco de caldo de cocción a las patatas hasta que consigan la textura que más te guste. Si quieres un resultado fino y cremoso, añade casi un vaso de caldo.

Coge de nuevo el tocino, panceta o bacon que hayas troceado y saltéalo en una sartén a fuego alto hasta que quede dorado y ligeramente crujiente.

Consejos de preparación

- Las patatas meneás deben tomarse calientes y mejor aún recién hechas. Sobre todo por el tocino.

- Puedes utilizar torreznos ya hechos, así te ahorras cocinar más y puedes servir el plato templado o frío sin problema.

- La tradición es servir las patatas en un cuenco de barro. También las puedes ver sobre una tostada de pan a modo de tapa o como guarnición.

- Si quieres conseguir un toque potente, utiliza el pimentón picante.

Te puede interesar

Comentarios