Menú
Huesos de santo
120 minutos | Media

Huesos de santo

Descubre cómo preparar huesos de santo, uno de los dulces más tradicionales de la gastronomía española, indispensable de la festividad de Todos los Santos.

Receta archivada en: Masas y rebozados, Huevos, Directo al plato, Española, Halloween, Postres

Ingredientes para Menos 8 Más personas

Receta completa

Los huesos de santo son típicos de la gastronomía española y se toman el día de la festividad de Todos los Santos. Es un dulce tradicional que se extiende por todo el territorio y, que, junto a los buñuelos, caracteriza el día en el que se conmemora a todos los seres queridos fallecidos.

Los huesos de santo son típicos del día de Todos los SantosLos huesos de santo son típicos del día de Todos los Santos

Es un dulce realizado a base de mazapán, en forma de canutillo y relleno de yema. Su nombre viene por la forma de éste, alargada y cilíndrica, que se asemeja al de un hueso, algo propio del día de los difuntos. Es un indispensable de las mesas de todos los hogares españoles en el día de la festividad.

Elaboración

En primer lugar, hay que hacer el mazapán. Se pone 100 mililitros de agua en un cazo y se calienta a fuego medio. Cuando esté caliente, se añade el azúcar (100 gramos aproximadamente) y la almendra molida. Esta mezcla dará como resultado un almíbar, que será la masa del mazapán. Durante 10 minutos aproximadamente se tiene que ir removiendo la mezcla y, una vez listo, se reserva en un lado.

Los huesos de santo están rellenos de yemas de huevoLos huesos de santo están rellenos de yemas de huevo

Una vez hecho el mazapán, se hace la yema de los huesos de santo. Se separan las 4 yemas de los huevos y se baten hasta que hagan burbujas. Por otro lado, se hace un almíbar con 100 mililitros de agua y 100 gramos de azúcar y, cuando esté hecho, se mezcla con las yemas batidas y se remueve sin parar. A continuación, se pone al baño maría sin parar de remover, hasta que queda una masa amarilla y se deja enfriar durante 30 minutos.

Ahora, hay que hacer los huesos de santo. Primero, se amasa el mazapán y se estira en una superficie cubierta de azúcar glass. Cuando se obtiene un rectángulo de masa, se hacen cortes verticales y horizontales para conseguir cuadrados de masa de mazapán, aproximadamente de 3-4 centímetros. Con unos palos, por ejemplo, colines de pan, enrollamos cada cuadrado de mazapán formando un tubo, de manera que quede un agujero para el relleno. Cuando estén todos los cuadrados formados en tubos, se dejan reposar en esa forma durante 2 horas aproximadamente. Una vez listos, se sacan los palos, o lo que se haya utilizado para dar forma y se rellenan con las yemas.

Te puede interesar

Comentarios