Menú
Boquerones en vinagre
60 minutos | Media

Boquerones en vinagre

Esta elaboración de pescado es muy conocida, y es que es ideal tanto de plato principal como de aperitivo.

Receta archivada en: Pescados, Cocina rápida, Aperitivos

Ingredientes para Menos 4 Más personas

  • 1 kilo de boquerón
  • 300 mililitros de vinagre de vino blanco o de manzana
  • 100 mililitros de agua
  • 1 cucharadita de sal gorda
  • 4 dientes de ajos
  • Aceite de oliva
  • Perejil fresco

Receta paso a paso

  1. Congelar el pescado entre -35ºC y -20ºC. Es necesario mantener el pescado congelado durante al menos 48 horas a esa temperatura para prevenir los riesgos del parasito anisakis.
  2. Limpiar los boquerones minuciosamente. Para ello, retirar la cabeza, eliminar bien las vísceras y la espina central.
  3. Meter los boquerones en un bol con agua fría con hielo durante 30 minutos, de esta manera el pescado blanqueará y la carne se irá endureciendo quedando más suculenta.
  4. Pasados los 30 minutos sacar el pescado del agua y escurrir bien el exceso de líquido. Colocar un papel de cocina en la encimera y poner los boquerones sobre él y tapar el pescado con más papel de cocina. De este modo, conseguiremos que queden bien escurridos.
  5. Colocar los boquerones en una fuente grande con la piel hacia abajo y la carne hacia arriba, sobre la base de la fuente. Procurar que sea una capa de pescado o como mucho dos.
  6. Preparar la salsa para macerar el pescado. Para ello, mezclar en un bol tres partes de vinagre por una parte de agua, añadir una cucharadita de sal gorda y remover bien. Comprobar que la sal se ha deshecho antes de incorporar la mezcla al pescado.
  7. Verter la mezcla de vinagre y agua en la fuente por encima de los boquerones ya colocados y cubrir perfectamente. Tapar con un film y dejar en la nevera.
  8. Macerar en el frigorífico durante al menos 6 u 8 horas, depende del tamaño del pescado.
  9. Sacar los boquerones del bol y escurrir el exceso de líquido de macerar. A continuación, picar muy bien los ajos y el perejil.
  10. Colocar el pescado en una fuente grande poniendo, si se puede, en una capa con la piel hacia abajo como en el paso 5. Echar el ajo y el perejil picados sobre los lomos del pescado y cubrir con aceite de oliva virgen extra.
  11. Meter la fuente en la nevera para que reposen durante una noche, lo hará que cojan el sabor del aceite y la mezcla del ajo y el perejil.
  12. Sacar los boquerones de la nevera unos minutos antes de servir para quitar un poco el frío.

PIE DE FOTOPIE DE FOTO

Receta completa

Los boquerones en vinagre, además de ser una de las recetas más tradicionales, es uno de los aperitivos más típico y sabrosos de nuestra cultura del tapeo. El boquerón es un pescado azul y, aunque no es uno de los más grasos, sí merece la pena señalar que es rico en Omega 3, que disminuye los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre entre otros muchos beneficios para nuestra salud. También es fuente de vitaminas necesarias para mantener la piel, los huesos sanos y para tener las defensas en óptimas condiciones. Los boquerones nos aportan proteínas de calidad y minerales como el magnesio, yodo y hierro, minerales necesarios para estar bien física y psicológicamente, ya que nos ayudan a estar con energía y a combatir el decaimiento y la depresión. Esto nos demuestra que, además de divertirnos tomando el aperitivo, podemos hacerlo de una manera sana.

Elaboración

Para preparar y disfrutar de unos suculentos boquerones lo primero y más importante de todo es la limpieza de los mismos. Sin embargo, antes de ello tienen que haber estado congelados durante al menos 48 horas para evitar riesgos relacionados con el anisaki, lo cual debe hacerse con cualqueir pescado de agua salada que consumamos. Una vez descongelados, podemos comenzar con la elaboración de la receta.

PIE DE FOTOPIE DE FOTO
Muchos son los que se preguntan cómo limpiar los boquerones, y la respuesta es muy sencilla. Lo primero que haremos será tirar de la cabeza y la espina, separando los lomos del pescado sin tripas ni raspas, lo cual es sencillo pero entretenido en tiempo. Tras ello, tan solo que tenemos que ir lavando lomo a lomo bajo el chorro del agua fría del grifo para eliminar la sangre que pueda quedar. Para lograr que queden blanquitos y la carne más dura, los tenemos que poner en un bol con agua y hielo durante 30 minutos.Pasados los treinta minutos, sacamos los boquerones y los colocamos entre papel de cocina para que queden bien escurridos. Vamos colocando los boquerones en una fuente grande con la piel hacia abajo en la base de la fuente de tal manera que pueda quedar una capa. Si tuviéramos que poner más capas de pescado tendremos que procurar cubrir la primera capa con el macerado, colocar otra capa y volver a echar la salsa por encima para que queden bien cubiertos y empapados todos los lomos del pescado.La salsa de macerar se prepara con tres partes de vinagre, una parte de agua y una cucharadita de sal gorda. Es muy importante remover bien la mezcla para que la sal se disuelva perfectamente, más si cabe por ser gorda. Una vez que hemos realizado este paso, tan solo nos queda incorporar dicha salsa de macerar por encima de los boquerones colocados en la fuente. El pescado tiene que quedar bien cubierto. Como se ha dicho antes, si tuviéramos que poner capa sobre capa tenemos que asegurarnos que todos los boquerones están bien cubiertos con la salsa para que se maceren perfectamente. Cubrimos la bandeja con un film y lo dejamos en la nevera durante 6 u 8 horas, tiempo que depende del tamaño del pescado. En otras palabras, cuanto más grandes sean los boquerones, más tiempo de maceración necesitarán.
PIE DE FOTOPIE DE FOTO
Pasado el tiempo de maceración, sacamos la bandeja de la nevera y escurrimos los boquerones para eliminar el exceso del líquido. Una vez están seco, colocamos de nuevo los lomos del pescado en una fuente poniendo la piel hacia abajo. Cabe resaltar que hay que distribuir los boquerones uno al lado de otro, de tal forma que no queden amontonados. A continuación, troceamos los ajos y el perejil, haciéndolo con esmero porque tiene que quedar bien picadito. Una vez lo tenemos, lo vertemos sobre los boquerones distribuyéndolo bien sobre el pescado. Seguidamente, cubrimos con aceite de oliva virgen extra, lo que hará que los boquerones se conserven mejor. Finalmente, los metemos en la nevera nuevamente durante una noche, permitiendo que el pescado absorba mejor el sabor del aceite, el ajo y el perejil.Pasada la noche, sacamos los boquerones de la nevera unos minutos antes de ser consumidos, de esta manera se degustarán mejor. Se pueden acompañar con patatas fritas crujientes o aceitunas y combinan muy bien con una cerveza muy fría. Es la típica tapa que encontramos en la gran mayoría de los bares de barrio, pero que a todo el mundo gusta.

Te puede interesar

Comentarios