Menú
1h y 15min | Baja

Quesada

Descubre una receta que te encantará repetir por lo fácil que es y lo buena que está.

Receta archivada en: Lácteos, Directo al plato, Postres

Ingredientes para Menos 4 Más personas

  • 3 huevos
  • 225 gramos de azúcar
  • 150 gramos de harina
  • 70 gramos de mantequilla
  • 1 cucharada de limón zumo
  • 1 litro de leche
  • 2 cucharadas de cuajadas
  • Limn ralladura
  • Canela en polvo
  • Sal

Receta completa

Receta

La quesada pasiega es uno de los postres más tradicionales de Cantabria. Su nombre es un tanto engañoso ya que, aunque pueda parecer que tiene sabor a queso, ni tan siquiera éste es uno de los ingredientes que tiene la quesada. Por lo tanto, se puede usar esta curiosidad para buscar sacar nuestro propio sabor de este postre.
Está arraigado a la cultura gastronómica de Cantabria, concretamente a los valles pasiegos y puede ser degustado en cualquier restaurante o adquirido en cualquier tienda de la región. Pero, lo más accesible para cualquier persona sea cual sea su procedencia es arriesgarse a hacer para, así, conocer otro lugar de la geografía española a través de su gastronomía sin necesidad de desplazarse.

La quesada pasiega es uno de los postres más tradicionales de CantabriaLa quesada pasiega es uno de los postres más tradicionales de Cantabria

Aquí te dejamos la forma más tradicional de hacer la quesada. Con el paso de los años ha ido evolucionando dando lugar a nuevas recetas que incluyen nuevos ingredientes, pero si realmente quieres que tu postre sea tradicional y que recoja la esencia de la receta original, no tienes más que seguir los pasos. 

Paso a paso

En primer lugar, habrá que calentar la leche. Para ello, será necesario que la temperatura que alcance sea, más o menos, los 36 grados. Una vez esté caliente, habrá que añadir el cuajo y remover con una cuchara de madera hasta que quede una mezcla homogénea. No tarda mucho, con dar unas pocas vueltas bastará para ello. A continuación, habrá que dejarlo reposar entre cuatro y seis horas. Pasado este tiempo, habrá que cortar la cuajada y se quita parte de suero.
Por otra parte, en una fuente o cuenco hondo se echa la harina, el azúcar, la mantequilla, los huevos, la ralladura de limón, sal y zumo de limón. Para que nos sea más fácil, será recomendable utilizar la mantequilla ligeramente reblandecida y los huevos ya batidos. Con las manos y con calma, habrá que ir amasando esta mezcla a la que, posteriormente habrá de incorporarle la leche cuajada.
Ahora toca preparar la fuente donde vamos a poner la quesada. Es habitual emplear una con forma ovalada, ya que suele ser la forma que tiene la quesada pasiega, pero no es algo que sea importante. Escojamos la fuente que escojamos, tendremos que untarle mantequilla y espolvorear canela en una cantidad moderada. Para terminar este paso, habrá que verter la mezcla que hemos preparado previamente en ella. Un vez que se reparte equitativamente por toda la fuente, vuelve a espolvorearse canela en polvo por encima. 
El último paso es utilizar el horno para cocer nuestra mezcla. Para ello, habrá que precalentar el horno a una alta temperatura alta y, cuando introduzcamos la fuente, habrá que rebajarla a una temperatura media y dejar que se cueza durante cincuenta minutos con el horno apagado y, posteriormente, otros diez con el horno apagado. Por último, se saca la quesada del horno y ya está lista para ser comida.

Consejos de preparación

Consejos de presentación

Hay multitud de formas de presentar la quesada. Como se trata de un postre que puede comer más de una persona, lo más práctico es volcar la quesada en una bandeja donde será cortada en pequeños cuadrados que tendrán el tamaño necesario para ser comidos en un sólo bocado. Esta forma es la más indicada para cuando hay muchas personas y no se sabe si todos van a querer comer.

 Suele conservarse en una nevera o a temperatura ambiente Suele conservarse en una nevera o a temperatura ambiente

En lo que respecta a las raciones individuales de quesada, habitualmente se pone un pedazo, normalmente cuadrado, y se espolvorea canela en polvo por encima. Aunque es un postre que rara vez se acompaña de algo, es posible que lo veas con helado de mantecado.

En cuanto a la temperatura de la quesada, depende del gusto de cada persona. Suele conservarse en una nevera o a temperatura ambiente, por lo que ésta será su temperatura, ya que es muy raro que se coma caliente salvo cuando se prueba recién salida del horno.

Te puede interesar

Comentarios