Menú
Tahini
20 minutos | Baja

Tahini

Esta deliciosa salsa es muy utilizada en la cocina de Oriente Medio. Preparada a partir de semillas de sésamo y aceite de oliva, el resultado es el acompañante perfecto con el que aderezar tus platos.

Receta archivada en: Salsas, Sartén, Árabe, Platos principales

Ingredientes para Menos 1 Más personas

  • 200 gramos de semillas de sésamo
  • 90 mililitros de aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal

Receta paso a paso

  1. Pon una sartén sin aceite a calentar a fuego medio y, cuando haya cogido algo de calor, echa los 200 gramos de semillas de sésamo.
  2. Deja que las semillas de doren durante 5 minutos y luego retira. Deja que se templen durante, aproximadamente, 10 minutos.
  3. Echa las semillas de sésamo tostadas en el vaso de la trituradora junto con una pizca de sal. Tritura ligeramente.
  4. Cuando la salsa comience a tener cuerpo, añade los 90 mililitros de aceite de oliva y vuelve a batir hasta que adquiera la consistencia que a ti te guste.
  5. Echa la salsa en un tarro de cristal donde poder conservarla y lista para utilizarla en el momento en el que necesites.

Receta completa

La gastronomía de Oriente Medio es una de las más variadas que se pueden encontrar en todo el mundo, ya que en ella confluyen diferentes estilos como el de la cocina mediterránea o del Magreb. Sus productos son de los más variados, ingredientes de calidad que siempre van acompañados de una serie de especias típicas como el cilantro, el azafrán o la menta. El resultado son platos deliciosos entre los que se encuentra el cuscús, las fatay, el kebab o el hummus. Ingrediente básico en esta última receta es, precisamente, el tahini. Se trata de una salsa espesa elaborada a partir de semillas se sésamo que también puede comerse untado en pan o acompañando a la ensalada o a la carne. Aprende a preparar tu propio tahini casero con la receta que te damos a continuación y disfruta con un sabor que seguro que tardas mucho tiempo en olvidar.

Elaboración

Un pequeño truco para que la salsa tahini tenga un sabor más intenso es dorar previamente las semillas de sésamo. Para ello pon una sartén a calentar sin nada de aceite y, cuando esté caliente, incorpora los 200 gramos de semillas de sésamo repartiéndolas de forma homogénea por toda la superficie. Deja que se tuesten durante 5 minutos y luego retíralas del fuego para que se enfríen durante unos 10 minutos. A continuación, echa las semillas en el vaso de la picadora junto con un poco de sal. Pica el sésamo hasta que comience a adquirir la consistencia de una pasta, momento en el que tendrás que empezar a añadir poco a poco los 90 mililitros de aceite de oliva virgen extra. Sigue triturando la salsa tahini hasta que el aceite se haya integrado por completo con el resto de los ingredientes y tengas una pasta homogénea. La textura depende del gusto personal y puedes ir variándola según el tiempo que la tritures.

Esta es una rica y fácil receta que se consume mucho en Oriente MedioEsta es una rica y fácil receta que se consume mucho en Oriente Medio

Por último, vierte la salsa en un bote de cristal para poder comerla en el momento que prefieras. Si no sabes con qué servirla no te preocupes, ya que como decíamos es perfecta para aliñar ensaladas o para acompañar carnes. Ya sea ésta cocinada a la plancha o bien asada, esta pasta le dará un toque perfecto que hará que todos quieran repetir. Si por otro lado tienes una comida familiar y no sabes qué servir de entrante, esta salsa también te puede sacar de más de un aprieto. Prepara un hummus triturando algunos garbanzos con un diente de ajo, sumo de limón, sal, pimienta, pimentón y aceite de oliva e incorpora el tahini. Otra forma de sacarle provecho es untando el tahini en unas rebanadas de pan tostado y poniendo por encima un poco de aguacate o tomate laminado. Tus invitados se chuparán los dedos y estarán deseando volver a tu casa.

Te puede interesar

Comentarios