Menú
Langostinos Newburg
30 minutos | Media

Langostinos Newburg

Aunque la receta se creo originariamente para hacerla con langosta, los chef de todo el mundo ya están usando el estilo Newburg en otros mariscos. ¡Prueba estos langostinos, están deliciosos!

Receta archivada en: Mariscos, Salsas, Sartén, Norteamericana, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta paso a paso

RECETA PASO A PASO

  • Limpiar los langostinos muy bien, eliminar todos los pelitos y patas cortándolos con una tijera. Dejar solamente la cola y la cabeza. Salar los langostinos al gusto.
  • Poner una sartén al fuego y echar los 20 gramos de mantequilla. Una vez deshecha, ponemos los langostinos en la sartén para dorarlos levemente.
  • Subir el fuego, echar el brandy en la sartén y flambear los langostinos.
  • Echar los 750 gramos de nata en la sartén cuando se haya consumido totalmente el alcohol y se apague la llama de flambear. Dejar reducir la nata haciendo movimientos de vaivén a la sartén hasta lograr que resulte una salsa bien ligada y con textura.
  • Retirar la sartén del fuego. Colocar para cada comensal 6 langostinos newburg en un plato y salsearlos. Para acompañar y decorar, poner hojas de lechugas variadas en el plato.

Serás la estrella de cualquier banquete con este platoSerás la estrella de cualquier banquete con este plato

Receta completa

Los langostinos newburg son uno de los entrantes estrella en todos los banquetes, sobre todo en las fiestas más entrañables. Estos crustáceos se caracterizan por su color grisáceo cuando están crudos y luego una vez cocidos adquieren un tono rosado o anaranjado. Los langostinos se pueden usar en cocina para una infinidad de platos, ya sean cocidos como entrante o como ingrediente en salpicones, arroces o salsas. Estos son una fuente de nutrientes y ácidos grasos, aunque deben comerse con moderación puesto que también aportan colesterol e incrementan los niveles de ácido úrico.

Los langostinos apenas aportan grasas e hidratos de carbono, pero si muchos nutrientesLos langostinos apenas aportan grasas e hidratos de carbono pero si muchos nutrientes

Los langostinos pertenecen al grupo de los mariscos, concretamente de los crustáceos, y son especialmente ricos en diferentes nutrientes esenciales, necesarios para nuestra salud y para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Dada su alta cantidad de proteínas, los langostinos son un alimento recomendado especialmente para el desarrollo muscular. Los alimentos ricos en proteínas están recomendados durante la infancia, la adolescencia y el embarazo ya que en estas etapas es necesario un mayor aporte de este nutriente. Aporta ácidos grasos omega 3, los cuales aportan beneficios interesantes a la hora de prevenir enfermedades cardiovasculares, a la vez que reducen los niveles altos de colesterol y aumentan el colesterol LDL o malo.

Además, unidos a su contenido en magnesio, ayudan positivamente a mejorar e incrementar la fertilidad. Los langostinos apenas aportan grasas e hidratos de carbono, por eso su consumo está aconsejado en dietas de adelgazamiento. Por su contenido en hierro ayuda a prevenir la anemia ferropénica. No obstante, por la presencia de mucho sodio, su consumo está contraindicado en personas con hipertensión.

ELABORACIÓN COMPLETA

Lo primero que tenemos que hacer para preparar los langostinos newburg es limpiarlos a conciencia. Para ello, cortar bien los pelos del bigote y las patas con una tijera. Dejar solo la cabeza y la cola de los langostinos. Salarlos al gusto antes de dorar y reservamos. Cuando tengamos los langostinos limpios, ponemos una sartén al fuego y echamos los 20 gramos de mantequilla. Cuando la mantequilla se haya desecho doramos los langostinos poco a poco y levemente en ella.

Es importante cortar bien los pelos del bigote y las patas con una tijeraEs importante cortar bien los pelos del bigote y las patas con una tijera

En este momento, subimos el fuego y echamos en la sartén la copa de brandy, que conviene que sea de calidad para que los langostinos adquieran un sabor más sabroso. Los flambeamos y cuando la llamada se haya apagado añadimos los 750 gramos de nata. Este paso es bastante delicado ya que hay que tener cuidado de que no se corte la nata. Dejamos reducir la nata mientras hacemos movimientos de vaivén con la sartén hasta lograr que nos quede una salsa muy bien ligada y con textura.

Cuando la salsa esté bien ligada retiramos la sartén del fuego. Dejamos un minuto que repose. Para servir los langostinos los colocamos en un plato adecuado para ello. Ponemos seis langostinos, para cada comensal, seguidos uno de otro en el plato y les salseamos por encima. Este plato se sirve caliente. Para acompañar colocamos al lado de los langostinos unas hojas bien distribuidas de lechugas variadas.

Consejos de preparación

Es importante que el flambeado este bien hecho y que el fuego esté bien apagado, ya que si se incorpora la nata y el alcohol no está consumido del todo la nata seguramente acabará cortándose. Si sucediera esto hay un truco para no desperdiciar la salsa que hemos hecho. Tenemos que poner de nuevo la nata al fuego y calentarla otra vez, cuando esté caliente la retiramos del fuego y añadimos una cucharada de agua fría, removemos enérgicamente para que se ligue de nuevo y así podremos aprovecharla.

Las mejores lechugas que podemos utilizar para acompañamiento con esta receta de langostinos son la romana, que es la que contiene más propiedades y vitaminas. Además, la podemos mezclar con la lollo rosso, esta lechuga tiene tonos de color rojizo y dará un toque muy vistoso. La lechuga trocadero también combina muy bien con las dos anteriores para hacer la ensalada. Esta lechuga tiene sus hojas mucho más lisas que los tipos de lechugas anteriores. Su sabor resulta más mantecoso y su textura suave hace que combine perfectamente con todo.

Los langostinos newburg es un segundo plato que combina muy bien también con arroz blanco. Es un plato muy simple pero muy sabroso y elegante para compartir con la familia y amigos en ocasiones especiales.

Te puede interesar

Comentarios