Menú
Pastas de té
30 minutos | Baja

Pastas de té

Este tentempié es ideal para tomar un té un café y puede convertirse en una merienda estupenda para los niños, ¡no pierdas la oportunidad de aprender hacer pastas!

Receta archivada en: Bollería, Alergias e Intolerancias, Horno, Postres

Ingredientes para Menos 1 Más bandeja

Receta completa

Una pasta de té siempre es un buen acompañante para cualquier merienda, desayuno o cualquier evento en el que se quieran incluir. Este dulce procedente de Inglaterra se ha convertido en el perfecto acompañante para cualquier celebración. Además, se pueden hacer de tantas variedades que se adaptan al gusto de todas las personas, independientemente de la edad que tengan.

Si quieres, puedes echar un poco de chocolate o mermeladaSi quieres, puedes echar un poco de chocolate o mermelada

Elaboración

Para empezar a realizar esta receta de pasta de té habrá que empezar mezclando en un bol la mantequilla junto con el azúcar los huevos previamente batidos, la canela, la ralladura de limón y el licor. Se van uniendo estos ingredientes poco a poco hasta que ya estén bien removidos.

En ese momento se incluyen la harina y levadura y se siguen mezclando hasta que tengamos una masa blanda. Si lo hacemos con las manos, será necesario enharinarlas para que no se pegue, pero en principio lo podremos hacer con un tenedor.

Una vez que terminamos de juntar todos los ingredientes que hemos mezclado, y esta vez con la mano, cogemos la masa que será nuestra pasta de té y formamos una bola con ella. Cuando ya la tengamos lista, habrá que dejarla reposar en la nevera. Para ello, se cubre con un papel de aluminio o una servilleta humedecida y se deja ahí durante una hora de tiempo, más o menos.

Pasado el tiempo de reposo de la masa, se saca de la nevera y, con las manos, se van haciendo pequeñas bolas que serán, cada una, una pasta de té. Con las palmas de las manos, se va aplastando cada pasta de té y, por ejemplo, si queremos introducirle una almendra o una guinda, es el momento de hacerlo. Por otro lado, para dibujarle las estrías, utilizamos un tenedor para ir haciendo las marcas.

Puedes comerlas con otro tipo de bebidaPuedes comerlas con otro tipo de bebida

El último paso ya sería introducir nuestras bolas de pasta de té al horno. Previamente, es necesario calentarlo a una temperatura moderada y, entonces, introducir las pastas. Deben mantenerse en su interior durante quince minutos y colocadas sobre una placa engrasada para que sea fácil despegarlas. Deberán vigilarse mientras estén en el horno, pues son delicadas. No deben de estar más de quince minutos como máximo.

Una vez que ya tenemos nuestras pastas de té hechas, las sacamos y las colocamos en el plato en el que las vamos a servir junto al resto de los alimentos y bebidas. Además, si nos gusta, también se puede espolvorear azúcar glas por encima de ellas.

Te puede interesar

Comentarios