Menú
Bundt cake de limón
80 minutos | Baja

Bundt cake de limón

Si eres un amante del limón, no te puedes perder esta receta. El bundt cake de limón es un bizcocho que tiene un sabor superlimonáceo como su nombre indica, así que es perfecto para todos los amantes de este cítrico.

Receta archivada en: Bollería, Horno, Postres

Ingredientes para Menos 8 Más porciones

Receta paso a paso

1 Precalienta el horno a 160ºC con calor arriba y abajo.

2 Coloca la mantequilla y el azúcar en un cuenco y bate con unas varillas 5 minutos.

3 Incorpora la sal y los huevos de uno en uno (lee los consejos antes).

4 Agrega también el zumo, la ralladura de limón (lee los consejos) y el yogurt de limón. Mezcla con las varillas.

5 Tamiza la harina y la levadura e incorpóralas a la masa. Bate o mezcla con una espátula hasta que la masa quede homogénea.

6 Unta el molde con mantequilla o spray adherente. Si usas mantequilla, derrite previamente en el microondas.

7 Espolvorea harina por encima con la ayuda de un colador.

8 Vierte la masa en el molde y dale un par de golpes contra le encima para que se asiente bien.

9 Hornea 60 minutos a 160ºC con calor arriba y abajo.

10 Pasado el tiempo, comprueba que está hecho pinchando una aguja en el centro y viendo que sale seca.

11 Saca una rejilla y deja enfriar 10 minutos.

12 Desmolda poniendo la rejilla boca abajo sobre el molde y dando la vuelta de nuevo a los dos a la vez.

13 Una vez frío espolvorea azúcar glas por encima.

Receta completa

Si se acerca un cumpleaños o alguna celebración especial y quieres sorprender a tus familiares y amigos, con este delicioso bizcocho de limón triunfarás. Si quieres que sea un bundt cake en toda regla, deberás usar un molde específico, así como un spray antiadherente para que no se te pegue el bizcocho al molde. Pero si eres de los que no se preocupan por la forma si no por el sabor, no te eches para atrás por no tener el maravilloso molde: puedes hacerlo con cualquier otro que sea redondo y tenga al menos 24 centímetros de diámetro.

Recuerda antes de empezar que para que el bizcocho salga perfecto los ingredientes deben estar a temperatura ambiente, además de la mantequilla es muy importante que los huevos lo estén también. Vamos allá.

Una vez hecho el bicocho, puedes agregar azúcar glas por encimaUna vez hecho el bicocho, puedes agregar azúcar glas por encima

Elaboración

Empieza precalentando el horno a 160ºC con calor por arriba y por abajo. Coloca la mantequilla y el azúcar en un cuenco grande. Bate con unas varillas o una batidora durante 5 minutos. El resultado debe ser una masa blanquecina y con un volumen superior. Sin dejar de batir incorpora la sal y los huevos de uno en uno. Agrega también el zumo y la ralladura de limón y después el yogurt. Mezcla con las varillas. Tamiza la harina y la levadura e incorpóralas a la masa. Bate o mezcla con una espátula hasta que la masa quede homogénea.

Unta el molde con mantequilla o con spray antiadherente para que no se pegue el bizcocho al molde. Si vas a usar mantequilla, derrítela unos segundos al microondas y extiéndela por el molde con la ayuda de un pincel de cocina. Espolvorea harina por encima con la ayuda de un colador. Vierte la masa que hemos preparado anteriormente en el molde y dale un par de golpes contra la encimera para que se asiente bien.

En lugar de azúcar glas puedes cubrir el bizcocho con perlas de azúcarEn lugar de azúcar glas puedes cubrir el bizcocho con perlas de azúcar

Hornea unos 60 minutos a 160ºC, siempre con calor arriba y abajo. Pasado este tiempo, comprueba que está hecho pinchando con una aguja o brocheta y observando que sale seca. Saca una rejilla y deja enfriar 10 minutos. Al cabo de los 10 minutos desmolda poniendo la rejilla boca abajo sobre el molde y dando la vuelta de nuevo a los dos a la vez. Una vez frío y con ayuda de un colador, espolvorea azúcar glas por encima.

Consejos de preparación

-El molde puedes encontrarlo en Nordic Ware, el modelo Stained Glass.

-Los huevos en este bizcocho se añaden sin dejar de batir. En vez de cascarlos e ir añadiéndolos directamente, Bekia te aconseja que lo hagas desde un cuenco pequeño porque, aunque nunca pasa, si alguno sale mal te estropea todo, y de esta forma vas a lo seguro.

-Lava la piel de los limones bien, frotándola con agua y un cepillito que tengas para estas cosas, y luego sécalos bien antes de rallarlos.

Te puede interesar

Comentarios