Menú
Mousse de Maracuyá
2 horas y 15 minutos | Baja

Mousse de Maracuyá

Si quieres disfrutar de un estupendo postre que te encantará, no te pierdas el Mousse de Maracuyá

Receta archivada en: Frutas, Brasileña, Postres

Ingredientes para Menos 4 Más personas

  • 300 gramos de leche condensada
  • 350 gramos de caldo (pulpa de maracuyá)
  • 7 gramos de gelatinas en polvo (sin sabor)
  • 4 huevos (las claras)
  • 60 gramos de azúcar blanco
  • 50 mililitros de agua

Receta completa

A la espera del buen tiempo, las recetas típicas del verano empiezan a estar a la orden del día de nuevo. Por eso te queremos presentar una manera fácil y deliciosa de disfrutar de una de las recetas tradicionales de Brasil: la mousse de maracuyá. Este postre dulce es ideal para épocas de calor, ya que aporta frescura y nutrientes derivados de su principal ingrediente, que es la fruta.  

 
Con muy poco ingredientes podemos hacer que nuestros comensales disfruten de una receta deliciosa y nutritiva. Además, es la manera perfecta para empezar a tomar el maracuyá para aquellos que no les guste la textura de la fruta.  
 
Es la manera perfecta para empezar a tomar el maracuyá para aquellos que no les guste la textura de la frutaEs la manera perfecta para empezar a tomar el maracuyá para aquellos que no les guste la textura de la fruta

Elaboración de Mousse de Maracuyá

Para empezar, nos haremos con varias piezas de maracuyá, aunque todo depende del peso de cada una de ellas. Lo importante es conseguir esos 350 gramos necesarios para los pasos siguientes. Si los escogemos de manera más natural, habrá que lavarlos, pelarlos y trocearlos de manera que nos sea más cómodo después para batir y mezclar.  
 
En un recipiente hondo, mezclaremos solos 200 gramos de la pulpa del maracuyá, reservando el resto para después, junto con los 300 gramos de leche condensada. Este es el primer paso para conseguir una mousse espectacular, así que habrá que batirlo todo bien hasta conseguir una pasta homogénea. Una vez tengamos esto, reservaremos unos minutos para dejar preparados otros pasos.  
 
En otro recipiente más pequeño, añadiremos los 50 mililitros de agua y los 7 gramos de gelatina en polvo insípida. Es importante que este ingrediente no tenga sabor alguno, así nos aseguraremos de que el resultado final no queda modificado a la hora de su degustación. Cuando lo tengamos listos, reservamos a parte para utilizarlos más adelante.  
 
El tercer paso antes de mezclarlo todo es el siguiente: batir las cuatro claras de huevo. Intentaremos conseguir que queden al punto de nieve, que es de textura más espesa que líquida. Una vez tengamos este paso listo, precederemos a añadir todo lo anterior.  
 
Mezclaremos, por lo tanto, la leche condensada y la pulpa de maracuyá con la gelatina diluida y los huevos batidos. Con ayuda de una espátula o una cuchara de madera, haremos que todos los ingredientes se queden de manera homogénea hasta conseguir una textura más parecida a la mousse o espuma que buscamos.  
 
A la mezcla de la salsa podemos añadirle unas gotas de zumo de limónA la mezcla de la salsa podemos añadirle unas gotas de zumo de limón
Por último, verteremos toda la mezcla en el recipiente que utilicemos para servir después. Podemos hacerlo de dos maneras muy sencillas: una es colocarlo todo en un mismo molde y servir conjuntamente o utilizar varios más pequeños para después servir individualmente. Cualquiera de las dos formas tendrá el mismo resultado en sabor. Este recipiente lo cubriremos y lo introduciremos en la nevera y dejaremos que se enfríe durante 2 horas, aproximadamente.  
 
Mientras dejamos que se vaya enfriando nuestra mousse, procederemos a preparar el toque fina: una salsa de maracuyá con la que potenciar el sabor de nuestro postre brasileño. Para ello necesitaremos mezclar en una olla poco profunda los 150 gramos restantes de la pulpa de la fruta junto con los 60 gramos de azúcar blanco que indicábamos al principio. Removeremos todo mientras se calienta a fuego medio, así evitaremos que se nos pegue. Una vez lo tengamos listo -cuando veamos que se queda un líquido homogéneo-, apagaremos el fuego y dejaremos que se enfríe para utilizarlo más tarde.  
 
Una vez hayan pasado ya las dos horas desde que introducimos la mousse en la nevera, la sacaremos y desmoldaremos con cuidado de no romperla. Colocada ya en el plato donde serviremos el postre añadiremos por encima la salsa que anteriormente preparamos. Con un poco bastará, ya que buscamos que potencie el sabor del maracuyá pero sin que acabe siendo empalagoso.  

Consejos de preparación

A la mezcla de la salsa podemos añadirle unas gotas de zumo de limón, que será mejor mezclar mientras se está calentando en la olla. También podemos aprovechar las semillas del maracuyá y colocarlas por encima de la mousse. En caso de que nos sobre fruta, podemos trocearla y servir conjuntamente.

Te puede interesar

Comentarios