Menú
Cómo colocar la nevera por alimentos

Cómo colocar la nevera por alimentos

Un buen orden en tu nevera no solo te facilitará el día a día, sino que también ayudará a que tus alimentos se conserven mejor

La ropa la organizamos por temporadas, incluso por colores, la despensa por los tipos de alimentos y hay quien hasta por la fecha de caducidad, pero la nevera acaba por convertirse normalmente en un cajón de sastre en que los alimentos entran y salen muy rápidamente, por lo que apenas se fija uno en donde los pone. Básicamente se trata de encajarlos en los huecos que quedan libres, como si se tratara de un Tetris.

Pero existe una forma correcta de colocar los alimentos en la nevera, que tampoco es que sea muy complicada de recordar. En cuanto te acostumbres a algunas reglas básicas resultará mucho más fácil organizar los productos y verás como es mejor, porque no se busca un orden estético, sino aprovechar al máximo tu frigorífico para mantener en mejores condiciones y durante más tiempo los alimentos.

Mantener tu frigorífico ordenado no hara que solo quede más estético, también mantendrá tus alimentos en mejores condicionesMantener tu frigorífico ordenado no hara que solo quede más estético, también mantendrá tus alimentos en mejores condiciones

En cualquier nevera se puede graduar el frío que reciben los alimentos. Por lo general existe una ruedecilla, en la parte superior o en uno de los laterales, para regular el nivel de frío. Es una regulación homogenea -lo más recomendable es que esté entre 3 y 5º- que no tiene en cuenta que los productos que se meten en la nevera precisan de diferentes niveles de frío para su conservación. Y eso es lo que va a definir en qué lugar se han de colocar los alimentos.

La puerta de la nevera

La puerta de la nevera es el lugar en que el frío será menos constante, esto se debe a que al abrir y cerrar estamos cortando la temperatura que le llega. Por eso ahí se recomienda colocar aquellos alimentos que no precisan conservarse en frío, aunque tenemos en la nevera. Es el caso de los huevos, las salsas -si aún no se han abierto- o las bebidas que se consumen. Hay que hacer una excepción y es la leche. Es una bebida, pero el cambio de temperatura que se produce al abrir la nevera no es nada recomendable. El brick de leche mejor en uno de los estantes interiores, sobre todo el superior.

En la puerta de la nevera se colocan los alimentos que no precisan conservarse en frío, como los huevos o las bebidas, a excepción de la lecheEn la puerta de la nevera se colocan los alimentos que no precisan conservarse en frío, como los huevos o las bebidas, a excepción de la leche

El estante superior es en el que se han de colocar los alimentos que primero se van a consumir. Son principalmente aquellos que ya se han abierto, como es el caso de la leche que comentábamos anteriormente o los botes que una vez abiertos han de gastarse en apenas unos días. También es donde hay que colocar los alimentos que no requieren temperaturas demasiado bajas, así como las semiconservas, alimentos que no han sido esterilizados. Por esa misma razón es que algunos frigoríficos contienen un botellero en la parte alta de la nevera, para bebidas aún no abiertas que no necesitan tanto frío.

Las sobras y la comida preparada

La zona media es la que está destinada a las sobras de comidas ya preparadas y lacteos, como los yogures, el queso o la mantequilla. Es importante recordar que en estos estantes van las sobras, pero que estas deben estar correctamente guardadas, en envases que eviten que salga y entre el olor de otros alimentos, y que nunca deben guardarse estando calientes, hay que esperar a que se enfríen, para que el cambio brusco de temperatura no los estropee.

Para guardar las sobras es preciso mantenerlas bien aisladas mediante bolsas herméticas o recipientes con tapaderaPara guardar las sobras es preciso mantenerlas bien aisladas mediante bolsas herméticas o recipientes con tapadera

En el estante más bajo de la nevera es donde se guardan los alimentos frescos tales como carne y pescado, que necesitan un frío constante para mantenerse en las condiciones óptimas. Aquí es donde más frío se acumula, por lo que los alimentos perecederos son los que hay que colocar ahí. Al igual que hablamos antes de que los platos cocinados han de conservarse evitando que se vean alterados por otros alimentos lo mismo ocurre con las carnes y pescados. Las bolsas de plásticos herméticas y los tarros de cristal son los mejores, puesto que evitan derrames y contaminaciones, pero también que estos productos pierdan sus cualidades.

Lo mejor para conservar las verduras es guardarlas directamente en el cajón, sin plásticos ni envasesLo mejor para conservar las verduras es guardarlas directamente en el cajón, sin plásticos ni envases

La mayor parte de las neveras cuentan con cajones que asimilamos con las frutas y verduras. Los cajones en sí aislan estos alimentos de otros que pueda haber en la nevera, por lo que no hay miedo a la contaminación. De ahí que no sea preciso colocar los alimentos con ningún tipo de protección. De hecho, es contraproducente introducirlos en la nevera con las bolsas o tiras que suelen tener cuando los compramos. Lo mejor es que no lleven nada y se coloquen al natural.

Lo ideal es que el cajón de frutas y verduras no esté en la parte más baja de la nevera, esa está reservada para las carnes y pescados como comentábamos anteriormente, sino en el estante inmediatamente superior.

El congelador

Casi cualquier nevera viene con un congelador incluido como complemento, aunque tiene su propia temperatura. Lo ideal es que esté a -8º. En este caso los alimentos se introducen en bolsas o recipientes, por lo que no hay riesgo de contaminación y pueden mezclarse unos con otros. Pero sí sería importante, por cuestiones prácticas, etiquetar cada uno de ellos con lo que contienen -no siempre se adivina bien qué es- y la fecha en que se congeló. De este modo se evita que los productos que se han congelado primero se queden en el fondo del cajón, bastará mirar la fecha que tienen para ir tirando de esos.

En un congelador no existe riesgo de contaminación y los alimentos pueden mezclarse unos con otrosEn un congelador no existe riesgo de contaminación y los alimentos pueden mezclarse unos con otros

Para conseguir que los alimentos estén en buenas condiciones durante más tiempo además de colocarlos en los estantes adecuados hay que tener en cuenta cómo los conservamos. Salvo la fruta y la verdura ningún otro producto debe introducirse en el frigorífico sin protección, ya sea un recipiente específico, el propio bien cerrado o envuelto en papel film.

Hay que estar también pendiente de las fechas de caducidad de los productos que se introducen en la nevera, procurando poner en primera fila los que tienen que consumirse antes.

Te puede interesar