Menú
Muffins salados
40 minutos | Baja

Muffins salados

Blanditos, esponjosos y deliciosos, estos muffins de jamón y queso son perfectos para servir como entrante o bien durante una merienda con amigos. ¡Les encantarán!

Receta archivada en: Masas y rebozados, Horno, Platos principales

Ingredientes para Menos 6 Más personas

  • 140 gramos de harina de trigo
  • 140 mililitros de leche
  • 75 gramos de queso rallado
  • 75 gramos de jamón york
  • 1 huevo
  • Levadura en polvo
  • Aceite de girasol
  • Sal

Receta paso a paso

  1. En un recipiente amplio mezcla los 140 gramos de harina con el sobre de levadura en polvo y una pizca de sal. Remueve con una cuchara de palo.
  2. Pica lo más finamente posible los 75 gramos de jamón york y agrégalos a los ingredientes secos junto a los 75 gramos de queso rallado.
  3. En el vaso de una batidora de mano mezcla el huevo con los 140 mililitros de leche y 3 cucharadas de aceite de girasol y bate hasta tener una mezcla perfectamente ligada.
  4. Agrega la mezcla al recipiente con el resto de los ingredientes y remueve hasta que toda la masa tenga un aspecto ligado.
  5. Prepara los moldes de los muffins y llénalos hasta ¾ de su altura con la masa. Puedes optar por usar un molde de metal o bien moldes individuales de papel o de silicona.
  6. Pon a calentar el horno a 200ºC con calor arriba y abajo y con la opción de ventilador activada.
  7. Tras 20 minutos en el horno, saca los muffins para que se enfríen sobre una rejilla antes de disfrutarlos.

Receta completa

¿Quieres sorprender a tu familia con unos muffins diferentes? Normalmente, estos son dulces y muy parecidos a las magdalenas, pero desde Bekia Cocina te presentamos una versión salada de jamón y queso. Esponjosos, suaves y con mucho sabor, estos muffins son perfectos para servir como aperitivo durante una comida especial o bien como merienda cuando se tienen invitados en casa y se quiere huir del típico café con pastas. Su preparación es de lo más sencilla y seguro que cuando tu familia los pruebe te pedirán que los vuelvas a hacer.

Elaboración

Para comenzar a preparar la masa de estos deliciosos muffins salados de jamón y queso, lo primero que tendrás que hacer es poner en un recipiente amplio los 140 gramos de harina, una pizca de sal y el sobre de levadura en polvo. Mezcla todo con una cuchara de palo. Luego pica lo más finamente los 75 gramos de jamón de york que y añádelo al recipiente junto a los 75 gramos de queso rallado. Puedes utilizar el queso que más te guste, aunque lo mejor es que escojas uno que tenga un sabor más o menos marcado. Remueve de nuevo para que todos los ingredientes se integren.

Consigue que queden esponjososConsigue que queden esponjosos

Por otra parte, en el vaso de una batidora de mano mezcla el huevo con 3 cucharadas de aceite de girasol y los 140 mililitros de leche. Luego bate hasta que tengas una masa perfectamente ligada y homogénea. El siguiente paso será añadir esta mezcla líquida al recipiente con el resto de los ingredientes y remover hasta que todos ellos se hayan mezclado por completo. Ahora tan solo quedará preparar los moldes en los que los vas a hornear. Puedes optar por utilizar moldes individuales de silicona o de papel que luego deberás colocar sobre una bandeja para meterlos en el horno o bien usar uno grande con huecos suficientes para hacer varios muffins. Si esta última es tu elección, lo mejor es que los untes con un poco de mantequilla o de aceite para evitar que la masa se pegue y los muffins se rompan a la hora de desmoldarlos.

Llena los moldes con la masa sin sobrepasar más de ¾ de su tamaño, pues si no pueden desbordarse durante el horneado. A continuación, pon el horno a calentar a 200ºC con calor arriba y abajo y con la opción de ventilador. Cuando haya alcanzado la temperatura adecuada, mete los muffins durante 20 minutos. Pasado ese tiempo ya podrás sacarlos y dejar que se enfríe antes de probarlos. Estos muffins salados tienen la ventaja de ser muy versátiles, pudiéndose usar diferentes ingredientes en su preparación como pechuga de pavo o salchichas en lugar de jamón de york. Eso sí, asegúrate de que todo esté picado lo más fino posible para que se integren con el resto de la masa utilizando, incluso, una picadora o un robot de cocina. ¡Que aproveche!

Te puede interesar

Comentarios