Menú
Plátano frito
30 minutos | Baja

Plátano frito

Te explicamos como preparar el sencillo pero riquísimo plátano frito, un plato muy común de la gastronomía latinoamericana.

Receta archivada en: Frutas, Aperitivos

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta completa

Una de las frutas más consumidas por sus múltiples beneficios y propiedades es el plátano. Además, destaca por su alto contenido en ácido fólico. El plátano contiene féculas, y estas la característica principal de aportarnos energía, pero son de lenta digestión por eso no se deben consumir por la noche. Asimismo, son estupendos para comerlos a media mañana o en la hora de la merienda.

Los plátanos son saciantes y nos permiten quitar la sensación de hambre sin tener que consumir azúcares refinados. Por otra parte, no se recomienda consumir más de un plátano al día debido a sus altos valores nutricionales. Un plátano de 100 gramos nos aporta 100 calorías y 25 de ellas son hidratos de carbono, 1 gramo de proteína y 3 de fibra.

Hoy os presentamos una manera diferente de consumir esta fruta, esta receta es muy utilizada en los países de América, el plátano frito . Para esta receta utilizaremos plátanos, pero serán machos, esta variedad no se puede consumir sin cocinar.

El plátano se puede cortar del grosor que se prefiera: cuanto más fino, más crujienteEl plátano se puede cortar del grosor que se prefiera: cuanto más fino, más crujiente

Elaboración

En primer lugar, pela los plátanos, para ello debes de cortar con un cuchillo los dos extremos, realiza un par de cortes verticales y retira la piel. Lo mejor es que los plátanos estén verdes, soportarán mejor el calor del aceite y no se desharán en la sartén.

Una vez tengas pelados los plátanos, córtalos en rodajas, lo más finas que puedas, cuanto más finas sean dichas rodajas, más crujientes quedarán. La sensación en la boca será la de estar comiendo unas ricas patatas fritas.

En una sartén grande, echa el aceite de girasol, la cantidad dependerá del tamaño de la sartén. Espera a que esté bien caliente para echar el plátano, fríelo como si fueran patatas, si ves que son demasiados para hacerlos de una sola vez, fríelos en dos veces, así no se quedarán pegados unos a otros. Mientras se están friendo, echa la sal al gusto por encima. Espera a que estén bien dorados por los dos lados y sácalos.

Para que el plátano frito no quede aceitoso, ponlo sobre un papel de cocina absorbente, el papel absorberá el exceso de aceite y el plátano quedará en su punto.

Es una receta sumamente sencilla, que se utiliza tanto para desayunos como postres, y puede ir acompañada de más alimentos, tales como queso de untar o hasta chocolate, todo es cuestión de probar y de gustos.

Te puede interesar

Comentarios