Menú
Pan de centeno
90 minutos | Baja

Pan de centeno

Este pan cada vez está ganando más adeptos, y a ellos se suman muchas personas que prefieren preparar este tipo de pan en casa.

Receta archivada en: Masas y rebozados, Horno, Desayunos

Ingredientes para Menos 1 Más pan mediano

  • 150 gramos de harina de fuerza
  • 80 gramos de harina de centeno
  • 50 gramos de harina de trigo
  • 170 mililitros de agua
  • 2 cucharadas de levadura especial de panadería
  • Sal
  • Semillas y pipas crudas
  • 50 mililitros de leche entera

Receta completa

Pese a que durante muchos años, el pan de trigo y el pan de maíz han sido los alimentos que más han acompañado las comidas de muchas familias alrededor del mundo, últimamente han surgido nuevas tendencias culinarias con el propósito de buscar recetas panaderas con cereales alternativos y no tan comunes o extendidos como el trigo o el maíz.

El centeno es uno de esos cereales y en los últimos años se ha vuelto muy popular por sus increíbles valores nutricionales y su delicioso sabor. Aunque se puede emplear para multitud de recetas, su uso se ha popularizado a través de la fabricación de productos reposteros y panaderos. Está demostrado que el centeno resulta de gran ayuda en dietas de pérdida de peso por su gran poder saciante y además porque es una completa fuente de fibra y energía, lo que facilita la digestión y hará que estés activo y con fuerzas durante todo el día.

Si quieres aprender una receta fácil para incorporar el centeno a tu rutina alimenticia diaria, a continuación encontrarás el paso a paso para crear tu propio pan casero con este cereal. Todos los ingredientes son fáciles de encontrar en cualquier supermercado por lo que piensa ya con qué acompañar una rebanada de esta deliciosa receta y toma nota de las siguientes indicaciones.

Añade las semillas que más te gustenAñade las semillas que más te gusten

Elaboración

Para empezar a crear la receta de pan casero de centeno, lo primero que has de hacer será mezclar, en una olla, la leche entera con el agua. Cuando estos dos ingredientes estén mezclados, pon la olla o cacerola en el hornillo a fuego medio y espera hasta que la mezcla se caliente pero atendiendo siempre de que esta no rompa a hervir. Una vez notes que el agua y la leche están calientes, baja o apaga el fuego.

Acto seguido, mezcla en un bol las diferentes harinas arriba mencionadas y añade también las dos cucharadas de levadura, la pizca de sal y las semillas de lino así como las pipas. Añadir estos últimos elementos es algo totalmente opcional pero es bastante común incluirlos en la receta por el sabor extra que aporta al pan. Cuando toda la mezcla esté bien integrada, añade poco a poco el contenido de la olla del primer paso y remueve todo bien hasta que obtengas una masa ligeramente pegajosa. Si ves que la masa te queda excesivamente líquida, añade de forma proporcionada más harina y, si te queda excesivamente arenosa, haz lo mismo pero con los líquidos de la receta. Una vez estés conforme con la masa, tapa el bol donde has mezclado todo con un paño y déjala reposar durante 30 minutos a temperatura ambiente.

Este pan además es un aporte de lácteosEste pan además es un aporte de lácteos

Pasada la media hora, saca la masa resultante del bol. Aquí podrás observar que esta se ha compactado un poco así que manejarla y amasarla de nuevo te será muy fácil. Puedes hacer esto con una amasadora o bien con las propias manos pero siempre fíjate que la masa final ha de quedar homogénea, sin grumos y con bastante elasticidad. Cuando obtengas este resultado, forma una bola y colócala sobre un recipiente previamente engrasado con un poco de aceite o mantequilla. Repite otra vez el proceso de tapar la masa con un paño, si está húmedo mejor, y déjala reposar para que aumente su tamaño y esté lista para cocinar.

Una vez veas que la bola ha doblado su volumen, vuelve a amasarla y dale la forma que luego quieras que tenga el pan. Llegados a este punto, engrasa y llena de harina la bandeja de horno donde vas a depositar la masa para que se cocine y así evitarás que la masa se quede pegada a la placa. Vuelve a colocar el paño para que la masa se asiente por última vez y ve preparando el horno precalentándolo a una temperatura de unos 180º.

Cuando el horno esté caliente, haz unos cortes por encima de la masa para que no haga burbujas y luego el pan tenga esas grietas características que lo hacen tan apetecible e introduce la bandeja en el horno. El tiempo recomendado para cocinar este tipo de pan es de media hora, pero lo ideal será que vayas comprobando la cocción del mismo. Un buen método para hacerlo es dar pequeños golpes a la superficie y comprobar que, por el sonido, pareciera que el pan estuviera hueco por dentro. Pasado el tiempo estipulado, saca el pan del horno y déjalo enfriar totalmente a temperatura ambiente. Una vez esté completamente frío ya estará listo para convertirse en rebanadas y ser acompañado tanto con ingredientes dulces como salados.

Te puede interesar

Comentarios