Menú
Ensalada de escarola con nueces y granada
20 minutos | Baja

Ensalada de escarola con nueces y granada

Esta ensalada puede ser una buena opción si quieres incorporar fruta a tus platos, aunque puedes acompañarla con otros muchos ingredientes.

Receta archivada en: Ensaladas, Frutas, Cocina rápida, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

  • 1 granada
  • 1 escarola
  • Nueces
  • 200 mililitros de aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre balsámico de Módena
  • Sal

Receta paso a paso

  1. Troceamos las hojas de escarola y las lavamos con agua. Posteriormente, escurrir con ayuda de un centrifugador de lechugas hasta que retiremos todo el agua sobrante.
  2. En una ensaladera o fuente plana, colocar la escarola en el fondo. Cascar las nueces e ir colocándolas encima de las hojas. Desgranar la fruta roja y añadirla al resto de ingredientes.
  3. Aliñar la ensalada. Para ello, echar un poco de sal por encima de la ensalada, un chorrito de vinagre balsámico de Módena y tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Mover todo. La ensalada está lista para servir.

Receta completa

Aunque en una ensalada podemos echar todo aquello que nos plazca, realmente hay ingredientes que, emparejados con otros, forman una bomba de sabores deliciosa en nuestra boca. Tal es el caso de la receta que os presentamos, siendo también muy rica desde un punto de vista nutricional más allá del gastronómico. Se trata de una de las ensaladas más saludables a la par que sencillas, destacando por ser una de las fuentes de vitamina C más poderosas que podemos obtener en un mismo plato, ya que los tres productos que la forman, escarola, nueces y granada, tienen un alto contenido de ella. La vitamina C, aunque comúnmente conocida por ser la que nos ayuda a prevenir catarros, constipados y gripes otoñales e invernales, es también fundamental para la formación de colágeno y para evitar la aparición de escorbuto, cuyos síntomas son el sangrado de las encías, entre otros.

Puedes echar otros ingredientes a tu ensaladaPuedes echar otros ingredientes a tu ensalada

Además, las nueces son uno de los frutos secos más saludables que podemos encontrar en la pirámide nutricional, destacando por ser antioxidantes, una propiedad que comparte también con el resto de ingredientes de esta ensalada. La prevención del cáncer o el retraso de enfermedades relacionadas con la memoria pueden ser conseguidas gracias a esta estupenda y fresca ensalada. Sin embargo, más allá de los aportes médicos, es también una guarnición perfecta para una comida o cena, especialmente durante los meses otoñales o la temporada navideña, aportando un punto de color a tu mesa que todos tus comensales agradecerán.

Elaboración

En primer lugar, cortamos las hojas de la escarola y, haciendo uso de un recipiente, las lavamos bien con agua. Una vez que lo tengamos, tan solo hay que escurrirlas, para lo cual nos podemos servir de un centrifugador de lechuga, uno de los inventos más recurrentes en cocina para eliminar todo el agua de las verduras y que no se nos estropee después la ensalada. Cuando las tengamos secas, las colocamos al fondo de una fuente o ensaladera. Posteriormente, cogemos las distintas nueces y las cascamos para sacar el fruto interior. Otra opción más rápida es comprarlas ya peladas, pero lo cierto es que están más sabrosas y naturales las que vienen recubiertas por su cáscara.

Posteriormente, pelamos la granada para sacarle todos sus granos y colocarlos encima de la escarola y junto a las nueces. Tan solo quedaría el último paso, aliñar nuestra ensalada. Para ello, optamos por un poco de sal, vinagre balsámico de Módena al gusto y tres o cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Puedes añadir un poco de mermelada de frutos rojos si quieres darle un toque más dulce a esta ensalada, pues también le va muy bien.

Sírvela muy fríaSírvela muy fría

Consejos de preparación

  • El principal problema que tiene la gente con la escarola es su gusto amargo, aunque no es de extrañar porque se trata de una verdura que, al igual que las endivias, contiene un alto índice de intibina, responsable de su sabor. Sin embargo, este componente es bueno para nuestro organismo, especialmente para el sistema digestivo y las funciones biliares. Pero como para gustos se hicieron los colores, les hay que no soportan la escarola por el simple hecho de esta característica amarga que tiene, aunque para casi todo hay un remedio. En este caso, una de las formas que tenemos para reducir este sabor tan poco agradable para las papilas gustativas de algunos comensales es introducir sus hojas en leche durante 30 minutos. Una vez realizado esto, se lavan debajo del grifo o con abundante agua y se procede a cortarlas para preparar la ensalada.
  • Asimismo, la granada también te puede traer algún quebradero de cabeza. Son muchos los que, a pesar de los milenarios y comprobados beneficios que tiene esta fruta roja para nuestro cuerpo, siendo una fuente importante de potasio, se niegan a comprarla por el espectáculo que se monta para sacar sus granos. Sin embargo, con este sencillo truco que os damos no encontrarás problema. Apoya la granada sobre una tabla de madera y, haciendo uso de un cuchillo, ábrela por la mitad de manera transversal. Posteriormente, coge una cuchara o mortero de madera y una de las mitades, colocándola bocabajo y golpeando la piel. Los granos comenzarán a desprenderse fácilmente y podrás añadirlos posteriormente a tu ensalada.
Te puede interesar

Comentarios