Menú
Cuáles son los tipos de dietas que hay

Cuáles son los tipos de dietas que hay

Existen diferentes tipos de dietas que puedes seguir dependiendo de cuáles sean tus intereses y necesidades.

A pesar de lo que muchos creen, la dieta no va destinada únicamente a adelgazar, aunque haya dietas específicas para ello. Llevar una dieta significa llevar un hábito alimenticio concreto, pero no tiene por qué ser uno para bajar de peso. Hay dietas que están destinadas a llevar un estilo de vida, por ejemplo una dieta vegetariana para las personas que no incluyen la carne en su alimentación.

También hay otras dietas destinadas a personas que tienen algún problema en su salud o dolencia, como las personas celiacas. Estas personas tienen que llevar una dieta sin gluten. Por tanto, existen muchas dietas que se adecúan a tu estilo de vida. Desde Bekia te contamos cuáles son los diferentes tipos de dieta que puedes llevar a cabo.

Las dietas vegetarianas son aquellas que las realizan las personas que solo quieren consumir productos de origen vegetalLas dietas vegetarianas son aquellas que las realizan las personas que solo quieren consumir productos de origen vegetal

Dieta vegetariana

Las dietas vegetarianas son aquellas que las realizan las personas que solo quieren consumir productos de origen vegetal. Es decir, excluyen de su dieta los alimentos de origen animal. Sin embargo, como hemos señalado al principio, hay ocasiones que más que una dieta es un estilo de vida. Generalmente, estas personas no solo no comen alimentos de origen animal, sino que excluyen de sus vidas cualquier producto que venga de ellos.

Una dieta vegetariana, por tanto, será aquella basada principalmente en legumbres, frutas, verduras, hortalizas, semillas, granos, soja... Sin embargo, podemos encontrar varios tipos de dieta vegetariana, que son más restrictivas, como la vegana.

Dieta vegana

Este tipo es la más estricta dentro de la alimentación vegetariana. Las personas veganas no consumen ningún alimento de origen animal, ni derivados de ellos, como los lácteos o la miel. Esta dieta no se lleva a cabo por cuestiones solo alimenticias, sino que muchas personas lo hacen por razones éticas o medioambientales.

Cada día hay más personas que se suman a esta dieta vegana y, es que, los supermercados también incluyen cada vez más estos alimentos en sus instalaciones. Entre estos productos se encuentran el tofu, frutos secos, la soja...

Hay variaciones dentro de esta dieta. Por ejemplo:

- Ovolácteovegetarianismo: esta dieta, es un poco menos restrictiva que la anterior, ya que en ella sí se incluyen los huevos y los lácteos. Suele ser la más seguida.

- Ovogetarianismo y lactovegetarianismo: respectivamente, eligen comer o huecos o lácteos. Pero solo uno de los dos alimentos son incluidos en la dieta.

Dieta mediterránea

Esta dieta coge su nombre del Mar Mediterráneo. Consiste en consumir alimentos propios de países con el clima Mediterráneo, como es España o Italia. En ella se rebaja la cantidad que se consume de carne e hidratos de carbono y se basa principalmente en pescados, vegetales, frutas y en general, grasas monoinsaturadas.

Además, otro de los productos estrella de esta dieta es el aceite de oliva. Son muchas las propiedades y beneficios que tiene este alimento. Por ejemplo, tiene ácido oleico y a sus grasas de origen vegetal, lo que disminuye el riesgo de padecer obstrucciones en las arterias. Por tanto, esta dieta promueve sustituir otros aceites, como puede ser el de girasol, o alimentos grasos como la mantequilla por el aceite de oliva, que contiene además carotenos y vitamina E.

Esta dieta tiene grandes beneficios para la salud, por eso es muy famosa y practicada en la población española e, incluso, fuera de nuestro país. Sin embargo, esos beneficios son más significativos si se combina la dieta con el ejercicio físico. Es decir, sería una parte más de la dieta. No hace falta que sea algo extremo, vale con practicar 30 minutos al día y puede ser caminar, correr, montar en bici... Combinar la alimentación con el ejercicio no solo ayuda a nuestro físico y a tener un peso adecuado. Esto resulta beneficioso para nuestro organismo. Nuestro corazón nos lo agradecerá y estará más sano, así como los riñones.

Sin embargo, como en todo, hay ciertas desventajas. Hay especialistas que señalan que seguir esta dieta puede provocar que los niveles de hierro y calcio se reduzcan, ya que en la dieta se consumen menos alimentos cárnicos y lácteos.

Dieta orgánica

Como su nombre indica, esta dieta consiste básicamente en ingerir alimentos que son orgánicos. Esto quiere decir que las personas excluyen de su alimentación los productos procesados, los químicos, aditivos, pesticidas, fertilizantes, hormonas, transgénicos...

Por tanto, al llevara cabo esta dieta se rechazan todos los compuestos tóxicos y agresivos que contaminan la tierra y el producto que da esta, porque lo consideran perjudicial para la salud. Esto en un principio puede sonar bien, pero las personas no son conscientes de que estos alimentos están por todas partes.

La dieta en general tiene que ser rica en nutrientesLa dieta en general tiene que ser rica en nutrientes

Dieta hipercalórica

Este tipo de dieta la siguen aquellas personas que les cuesta mucho trabajo mantener un peso ideal, es decir, acorde con tu altura y edad. Son personas que tienen bajo peso y que necesitan engordar. Sin embargo, esta dieta la tiene que ordenar un especialista, para que la persona ingiera los alimentos adecuados y no piense que comer grasas y azúcar es sinónimo de engordar.

La dieta en general tiene que ser rica en nutrientes, es decir, tanto de macro como de micro (hidratos de carbono, proteínas, vitaminas y minerales). Es mejor realizar varias comidas al día, alrededor de 5 o 6, que menos tomas y más cantidad. Además, las comidas deben contener niveles elevados de calorías, como el aceite de oliva, los frutos secos, pescados, carnes... además, en contra de lo que se puede pensar, es muy recomendable combinar la dieta con el ejercicio físico. Aunque deben ser de musculación, no ejercicios que activen el metabolismo y quemen grasas.

Dieta hipocalórica

Al contrario, esta dieta está destinada a bajar de peso. Para ello, hay que reducir y controlar el número de calorías que se consumen. Es una dieta que no excluye a los alimentos con grasas, azúcar, etc, pero sí reduce su consumo. En cambio, se amplían los alimentos vegetales y frutas.

La dieta no va a incluir más de un 30% de grasas de la engería total de la dieta. Se suele repartir en tres 10%: uno de grasa de origen animal, otro poliinsaturada y otro de monoinsaturados. Por tanto, la dieta no suprime nada, sino que recomienda consumirlos de forma justa y equilibrada. Se recomienda hablar con un especialista antes de comenzar la dieta.

Te puede interesar