Menú
Cómo hacer pan rallado y picatostes

Cómo hacer pan rallado y picatostes

¿Te ha sobrado pan en casa y no sabes qué hacer con el? No desaproveches los alimentos y descubre cómo sacar partido al pan duro de hace dos días.

Saber aprovechar al máximo todos los alimentos que compramos es vital para no malgastar los productos y, muchas veces, ahorrarnos un poco de dinero. Muchas veces no sabemos qué hacer con el pan que se queda duro después de un día por lo que desde bekiacocina.com te vamos a dar unos pequeños consejos para darle otro uso.

Pan rallado

El pan rallado es utilizado, especialmente, para dar ese toque crujiente a lo que estemos friendo. Por lo que a continuación te mostraremos cómo hacer pan rallado casero para que lo tengas disponible siempre que lo necesites. Se puede utilizar o bien un rallador manual o bien, con el fin de facilitar el trabajo, un robot de cocina que pique la comida.

Simplemente necesitamos pan, que bien puede ser duro o del mismo día, del que cortaremos un buen trozo para rallar. También tenemos que tener una bandeja de horno bien limpia o, en su defecto, papel para hornear donde pondremos el pan recién rallado.

Lo primero que debemos hacer para elaborar nuestro pan rallado casero es cortar la barra de pan con la que vamos a hacerlo. El corte será mucho más grueso si utilizamos un rallador manual o simplemente no se cortará, ya que nos será mucho más fácil para agarrar y ejercer la fuerza suficiente para conseguir esa ralladura sin dificultad añadida. En cambio, si se utiliza un procesador de cocina, es preferible que las rebanadas sean mucho más finas con el fin de no estropear las cuchillas del picador.

La intensidad y la frecuencia con la que rallemos el pan determinará el grosor de los trozos que encontraremos en el recipiente donde estará el resultado. Si se busca que el pan rallado esté más fino se tendrá que repetir el proceso hasta conseguir el resultado deseado.

Pan RalladoEl pan rallado es imprescindible para hacer rebozados crujientes

Lo más importante es secar el pan por lo que repartiremos esta ralladura sobre una bandeja de horno, repartiendo todo bien durante la base. Ponemos a calentar el horno a 150º y esperamos según el tiempo que tenga el pan. Si es del día, tardará más que si el pan tiene varios días por lo que el tiempo oscilará entre 25-30 minutos en el primer caso hasta 10-15 según los días que tenga.

Una vez sacado, lo dejaremos enfriar y ya estará listo para utilizarlo.

Picatostes

Si no quieres utilizar esos restos de pan duro (o pan del día) como pan rallado os damos otra alternativa igual de sabrosa: los picatostes. Estos pequeños snacks se pueden utilizar tanto en cremas y sopas como en ensaladas además de poder sazonarlos al gusto con el fin de que tengan otro sabor.

Para poder elaborarlos, se tendrá que precalentar el horno a 200º. Cortamos rebanadas de no más de 2 cm de grosor, laminándolas y luego cortándolas en cuadraditos. Si los quieres aderezar con ajo y perejil o con alguna otra especia, este es el momento de añadirlas y procurar que quede todo bien impregnado.

PicatostesUnos picatostes de ajo y perejil son perfectos para darle un toque de sabor diferente

Se colocan sobre una bandeja de horno limpia y los metemos en el horno durante 5-7 minutos hasta que queden tostados. Aunque no parezcan muy crujientes a primera vista, cuando se enfríen quedarán muchos más.

Y así es como se puede hacer pan rallado casero o picatostes para aprovechar el pan que nos sobra sin desperdiciar nada. ¿Te atreves a hacerlos para una riquísima crema de calabaza?

Te puede interesar