Menú
Morcilla

Morcilla

La morcilla es un tipo de embutido formado por sangre coagulada y cocida, por lo general de cerdo, que se envuelve en un tejido procedente de la tripa del animal. El flujo se condimenta con especias y se acompaña de otros alimentos para aumentar su consistencia, como arroz, cereales o cebolla. También puede incluir grasa o sebo porcino. Una vez elaborada la morcilla se fríe. Se trata de un alimento presente en varios países del mundo, con diferentes variedades que se adaptan a la gastronomía local. Debido a esta diversidad, la morcilla puede utilizarse en infinidad de recetas, fresca o seca, incluso he llegado a emplearse para hacer postres y dulces. Aunque su origen no está del todo claro, se cree que ya en la Antigua Grecia la morcilla era una comida habitual. En España, la más conocida es la morcilla de Burgos, en la que se aprecian claramente los granos de arroz y un regusto algo picante. En otras provincias, como Ávila, también es frecuente incluir la calabaza entre los ingredientes principales de la receta, otorgándole un característico color anaranjado. Además, al norte de España, al elaborar las morcillas se cambia el arroz por verduras, dando lugar a una nueva variación.

Recetas con Morcilla