Menú
Grosellas espinosas

Grosellas espinosas

La grosella espinosa o también denominada agrazón o uva espina (Ribes grossularia o Ribes uva-crispa) es una baya que según la especie puede ser blanca, amarilla, roja o verde, con una piel espinosa, vellosa o suave. Tiene un sabor dulce y puede ser consumida cruda. Las diferentes variedades se diferencian entre sí por la época de maduración, sabor, color, tamaño, forma del fruto y modo de consumo. Se trata de un fruto nativo de Europa y el sudoeste asiático. crece de forma espontánea en las zonas alpinas y roquedales boscosos. es muy común en las laderas de los Alpes y no se sabe con certeza si los romanos llegaron a conocer este fruto, aunque se cree que sí. Las grosellas son bien conocidas pa la elaboración de postres, como pasteles, batidos y crumbles. Salen deliciosas y suele ser un plato estrella para postres habitualmente, gustando a niños y adultos. Se utilizan tanto en la alta cocina como en cocina amateur, cualquier chef puede sacar provecho de este peculiar fruto. Se las suele conservar secas, en jarabe azucarado, como mermelada o encurtidas, dependerá del uso que quieras darle el que escojas una forma de conservarlas u otras. También se utilizan para dar un buen aroma a bebidas y licores o para elaborar vino de fruta.

Recetas con Grosellas espinosas