Menú
Al Socaire, el cajón de sastre cántabro

Al Socaire, el cajón de sastre cántabro

Si te gusta la cocina cántabra y vives en Madrid no te pierdas Al Socaire, un restaurante estupendo para disfrutar en compañía.

Bajo el nombre del restaurante Al Socaire, en la calle Pio Baroja 10, se refugian palabras como esfuerzo, ilusión y mucha valentía para dar comienzo a un proyecto de emprendimiento que ha requerido de múltiples fórmulas para finalmente dar con la clave del éxito.

Uno de los aspectos más especiales del proyecto es que viene de la mano de tres emprendedoras, Penche, Toñi y Mariví que lo son casi por accidente. Se trata de tres mujeres cántabras que decidieron dar un giro en sus vidas, dejar sus casas y venirse a Madrid y reformar el actual restaurante ubicado en la Casa de Cantabria y construir un local moderno donde los comensales encuentran comida de hogar, típico de Cantabria.

"Yo soy decoradora, vine a supervisar el diseño del local porque las tres somos amigas y cuando me ofrecieron ser socia me parecido divertido, aunque me asustaba un poco. Un proyecto hecho desde el cariño por la cocina no podía salir mal por eso no lo dude y dije que sí. Ahora estamos viviendo una nueva juventud que nos apasiona", nos confiesa Penche Laso para Bekia. Y es que la cocina y las ganas por el proyecto, desde luego, no pasan desapercibido.

Uno de los aspectos más especiales del proyecto es que viene de la mano de tres emprendedoras, Penche, Toñi y MarivíUno de los aspectos más especiales del proyecto es que viene de la mano de tres emprendedoras, Penche, Toñi y Mariví

Una carta muy cántabra

Las encargadas de dar luz a la gastronomía del local, Marví González junto con Toñi Blanco, crearon una carta sencilla donde poder ofrecer una degustación de platos típicos cántabros con una peculiaridad: la mayoría de sus productos vienen directamente desde allí. Los platos de cuchara y el pescado son la principal apuesta de Al Socaire que se consiguen con un resultado de calidad suprema.

De la carta ofrecida, que no tiene desperdicio, destacaría como platos imprescindibles el cocido montañés, la sopa de marisco y la merluza rellena. La especialidad de la casa, el cocido Montañés con un precio de 12 euros, es un espectacular plato de cuchara preparado con productos traídos desde Cantabria, como las alubias, más pequeñas y redondas que las del clásico cocido.

Sin duda, uno de los mejores que he probado incluso, en tierras cántabras, con un sabor muy potente y con los productos que lo forman (la carne y las verduras) con mucha fuerza. Se complementan a la perfección y crean un plato muy completo. Se trata de esos platos que puedes repetir una y otra vez, no cansarte de probarlo y además, no sentirte pesada por su cantidad casi inexistente de grasa. Lo presentan en una pequeña cazuela, al más puro estilo de las casas de cortijo, lo que le da un toque hogareño.

De la carta ofrecida, que no tiene desperdicio, destacaría como platos imprescindibles el cocido montañésDe la carta ofrecida, que no tiene desperdicio, destacaría como platos imprescindibles el cocido montañés

La sopa de pescado -por 12 euros- especialmente de marisco, es otro de los platos que me dejaron realmente impactada. Puede parecer que una sopa de pescado, por el potente sabor que este le aporta ya de por sí, es sencilla de conseguir un resultado óptimo, pero nada más lejos de la realidad.

En este caso, el caldo tenía el espesor perfecto para concentrar todos los sabores que la formaban: como por ejemplo los mejillones, almejas o calamar. Cuando la pruebas tienes la misma sensación que cuando llegas a casa y tu abuela o madre te tiene preparada esa sopita 'regeneradora' que te llene de energía y que te relaja el estómago. Esta es una característica común cuando comes cualquier plato de la carta, la sensación de estar comiendo comida de casa.

Y para concluir con el menú perfecto, la merluza rellena -desde 22 euros- es una pieza sabrosa, muy jugosa y llena de contrastes: desde marisco como las gambas hasta espárragos. Un cajón de sastre lleno de sabores y texturas diferentes pero que crean un resultado final de muchísima fuerza y potencia. Para hacer hueco al postre, la casa te prepara un 'mini gin', con la amabilidad que les caracteriza.

En cuanto al aperitivo, aunque es una producto más habitual, no dudéis en pedir las anchoas (muy cántabras), presentados con tomate rayado sobra pan de cristal. Un clásico que nunca falla, especialmente si viene directo de mares cántabros y es de calidad suprema.

Los platos de cuchara y el pescado son la principal apuesta de Al Socaire que se consiguen con un resultado de calidad suprema Los platos de cuchara y el pescado son la principal apuesta de Al Socaire que se consiguen con un resultado de calidad suprema

Un rincón modernista con aires parisinos

A pesar de que la comida es sin duda la mejor carta de presentación de Al Socaire, el diseño del restaurante también es digno de mención. Como hemos comentado anteriormente, Penche es la encargada de la decoración del mismo, diseñado con modernidad. Tonos blancos, negros y grises acompañan a crear un clima acogedor y de glamour. Además, si visitas el restaurante los jueves por la noche, podrás maridar tu cena a golpe de música: un pianista tocando en directo que ameniza la velada y le da un toque especial al plan gastronómico.

Cuando comience el buen tiempo, también disponen de dos terrazas climatizadas que harán las delicias de esos aperitivos o afterwork de la primavera o el verano. Las propietarias nos cuentan que el diseño también será parte protagonista: "Tenemos pensado que la terraza esté llena de velas, que la decoración de las mismas sea tan cuidada como la del propio local". Os avisamos, próximamente será su inauguración y pinta muy bien. Además, la zona te permite aparcar sin problemas.

Por otro lado, otra de las curiosidades del local es que se encuentra ubicado en la de Cantabria y disponen de un amplio salón para celebraciones de todo tipo, aisladas del resto de viviendas que permite poder realizar cualquier tipo de evento sin molestar y sin hora.

Aunque su falta de visibilidad les preocupaba, se encuentra en un rincón un poco escondido, no es de paso a pesar de encontrarse cercano a una zona de moda de la capital- la realidad es que cuando el restaurante Al Socaire comience a sonar en los corrillos de los foodies, se convertirá en un visita obligatoria, especialmente si queremos comer comida casera, hecha por las manos de una cántabra que nos presenta con cariño y respeto los productos de su tierra, bajo un trata amable del servicio y en un entorno de diseño y vanguardia.

Ficha Técnica

Nombre: Al Socaire

Tipología: Cocina Cántabra

Platos recomendados: Cocido montañés, merluza rellena, sopa de marisco.

Precio Medio: 30 euros por persona

Puntuación Bekia: 7,5

Te puede interesar

Comentarios