Menú
Tarta de queso tradicional
1h | Baja

Tarta de queso tradicional

Descubre cómo realizar una deliciosa tarta de queso tradicional y que todos tus invitados se queden encantados.

Receta archivada en: Tartas, Horno, Postres

Ingredientes para Menos 4 Más personas

  • 1 yogurt natural
  • 1 vaso de nata líquida
  • 1 vaso de leche entera
  • 1 vaso de harina
  • 1 vaso de azúcar
  • 200 gramos de queso cremoso
  • 4 huevos grandes
  • Levadura (1 sobre)
  • Mermelada (el sabor que prefieras)

Receta completa

La tarta de queso es una receta que a todo el mundo gusta gracias a su cremosidad y a su estupendo sabor. Si bien es cierto que también habrán personas que no la prueben siquiera porque quizá el queso no le guste. Son muchas las recetas que puedes encontrar de tartas de queso, pero a continuación vas a encontrar una receta para que puedas hacer una tarta de queso tradicional. 

Son muchas las recetas que puedes encontrar de tartas de quesoSon muchas las recetas que puedes encontrar de tartas de queso

Elaboración de la receta de la tarta de queso tradicional

Cuando aprendas a elaborar esta receta no solo quedarás bien con tus invitados sino que también podrás hacerla siempre que quieras, como en cualquier evento especial como cumpleaños o fiestas particulares. Hay tartas de queso que no llevan mermelada pero en esta sí te indicamos que escojas una mermelada ya que le dará un toque mucho más personalizado y mucho más rico. La mermelada puedes escoger la que más te guste, es decir, el sabor que creas que le va mejor al queso, aunque lo más tradicional es escoger una mermelada de fresas, frambuesas o arándanos sin tropezones, pero escoge la que más te guste a ti. Esta mermelada irá en la parte superior de la tarta para darle más sabor y además para que quede más adornado. 
Primero tendrás que precalentar el horno a 180ºC. Es importante que pongas que caliente tanto por la parte alta como la baja del horno. Después, tendrás que preparar el molde donde tendrás que hacer la tarta. Lo ideal es que sea un molde desmoldable y apto para el horno, porque así te será mucho más sencillo poder sacar y meter la tarta en el horno y después, desmoldarla para su presentación final.
A continuación deberás preparar el molde donde vayas a preparar la tarta. Para hacerlo necesitarás un poco de mantequilla para engrasarlo bien por todas las partes interiores del molde. Después, es importante que pongas un poco de harina por encima para que cuando desmoldes la tarta no se pegue por ningún lado y sea muy sencillo sacarla, ¡así quedará perfecta! 
Después, necesitarás tener un bol bastante amplio para poder hacer la masa. En el bol amplio deberás verter los huevos, el queso en crema, el yogur natural, el azúcar, la leche y la nata (por este orden). Una vez que lo tengas todo en el bol amplio, bate con firmeza hasta que se forme una crema. Una vez hecho esto, deberás añadir la levadura y la harina tamizada, tendrás que hacerlo poco a poco y sin dejar de remover ni un momento en todo el rato. Es importante que no dejes de batir y mover en todo el rato, porque de esa manera no se formarán grumos y quedará una espesura mucho más cremosa. Dejarás la crema bien suave y solo tendrás que esperar a que el horno haya alcanzado la temperatura deseada.
Finalmente tendrás que añadir la mermelada escogida en la parte superiorFinalmente tendrás que añadir la mermelada escogida en la parte superior
Una vez que el horno esté preparado, deberás verter la crema en el molde y meterla en el horno durante 45 o 50 minutos. Cuando haya pasado este tiempo, deberás comprobar que está bien hecha metiendo un cuchillo fino por la parte superior de la tarta. Si aún está demasiado blanda o líquida en el interior, solo tendrás que dejarla que siga haciéndose unos minutos más e ir comprobando que el interior ya esté listo con el cuchillo. Para saber que ya está lista solo tendrás que comprobar que al sacar el cuchillo sale sin manchas apenas y además, la tarta estará dorada por fuera. Cuando llegues a este punto apaga el horno, saca la tarta y permite que se enfríe a temperatura ambiente.
Por último, cuando la tarta esté fría del todo, podrás desmoldarla y ponerla en una bandeja o plato grande donde quieras ponerla para servirla. Finalmente tendrás que añadir la mermelada escogida en la parte superior. Después, mete la tarta en la nevera y cuando se haya enfriado del todo podrás servirla... ¡os chuparéis todos los dedos con esta tarta de queso tradicional!

Te puede interesar

Comentarios