Menú
30min | Baja

Masa de pizza casera

Las pizzas es un plato estrella para muchas personas, ¿también para ti? Aprende a hacer la masa

Receta archivada en: Pizzas, Directo al plato, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

  • 1 vaso de agua caliente
  • 1 vaso de aceite de oliva
  • 1 puñado de sal marina
  • 400 gramos de harina para masas
  • 1 puñado de levadura en polvo

Receta paso a paso

Receta completa

No hay nada mejor que una cena a la italiana. Y cómo no, nos referimos principalmente a una buena pizza. Una de las comidas favoritas del mundo, por su multiplicidad de combinaciones, las nuevas propuestas del mercado y su función de reunión entorno a su figura redondeada.

Hay ocasiones en las que nos apetece mucho pedir una, pero nos da un poco de pereza bajar al establecimiento. Incluso podemos pedirla por teléfono, y así de sencillo. Pero, ¿qué pasa cuando lo que queremos es sorprender a nuestros invitados y no sabemos cómo se hace de manera casera?  
 
Pues muy fácil. Sigue estos consejos culinarios y te explicaremos cómo conseguir hacer una masa de pizza casera de manera sencilla. Eso sí, ármate de un poco de paciencia -y algo de fuerza bruta-, porque su preparación requiere de largos minutos y reposo.  
 

Una de las comidas favoritas del mundo es la pizzaUna de las comidas favoritas del mundo es la pizza

Paso a paso

Desde el momento en el que nos decidamos, debemos hacernos con las cantidades necesarias para preparar esta masa casera que más tarde se convertirá en nuestra pizza perfecta para unas cuatro personas. Los ingredientes que se requieren para su preparación se pueden encontrar en cualquier cocina media
 
Para empezar a cocinar como una verdaderamamma italiana, lo que debemos hacer es acondicionar nuestra cocina como si de un restaurante tradicional se tratara. Por ello hay que limpiar la superficie elegida para realizar la masa de pizza. Eso sí, escoge una zona amplia porque lo necesitarás.  
 
Primeramente, nos haremos con un bol profundo en el cual introduciremos el vaso de agua caliente, el medio vaso o las dos cucharadas de aceite de oliva, el puñado de sal y la levadura en polvo. Una vez tengamos todo esto metido, lo mezclaremos un poco para que quede todo bien repartido.  
 
A continuación, añadimos poco a poco la harina. Podemos echar un poco y remover hasta que se quede todo bien compacto; pondremos otro poquito más y removeremos; y así hasta conseguir que quede todo bien mezclado. Podemos pedir ayuda a alguien si somos dos los que estamos cocinando, así mientras uno remueve el otro va vertiendo la cantidad de harina poco a poco.  
 
Dejaremos de mezclarlo todo cuando veamos que la mezcla ha quedado compacta y que se ha puesto espesa. Se recomienda que, en vez de utilizar algún utensilio culinario, lo removamos todo con la mano. Que aunque nos pringuemos un poco -bastante-, el resultado será mejor.  
 
Así que, una vez se quede todo esponjoso dejaremos la masa casera de pizza reposar durante un tiempo. Con unos 20 o 30 minutos tendremos suficiente. Eso sí, hay que dejar la mezcla dentro del bol con una forma redondeada y compacta, tapada además con un paño seco, para que no coja aire y la levadura tenga un mayor efecto. Cuando observemos que empieza a coger más forma y se ha hecho más grande, será que está lista para el siguiente paso.  
 
Una vez tengamos ya la masa lista, podremos sacarla del bol. Antes de dejarla sobre la encimera o la superficie elegida, hay que espolvorear harina sobre esta para que no se nos pegue. También hay que tener en cuenta que, al sacar la mezcla del recipiente, puede costar un poco ya que ha crecido dentro y los bordes pueden haberse pegado. Para ello hay que ir con cuidado y despegar poco a poco hasta que consigamos sacarla.  
 

La pizza puede ser cuadrada o redondaLa pizza puede ser cuadrada o redonda

Después procederemos a amasar. Para poder hacerlo, necesitaremos de toda la fuerza de nuestras manos. La manera correcta es a base de golpes secos sobre la pelota que antes teníamos formada dentro del bol. También podemos lanzar la masa -a una distancia corta- con las manos alzadas hasta la superficie con la harina. De esta manera conseguiremos que se ablande y podamos darle forma.  
 
Por último, se le da forma a la masa resultante. Podemos hacerlo mediante las manos, para estirar bien el contenido resultante; y haciendo presión con un rodillo de cocina, para que quede todo liso y compacto, al mismo nivel. La forma que le demos dependerá del tamaño que queramos conseguir: puede ser cuadrada o redonda, según el gusto de cada uno.  

Consejos de preparación

Como último consejo, podemos hacer una rica salsa con gusto italiano. Con tomate frito -comprado o casero si lo preferimos-, un poco de orégano y una pizca de pimienta negra podemos conseguir un sabor más original. Y ya solo queda añadir los ingredientes que queramos a nuestra masa de pizza realizada de manera muy sencilla.

Te puede interesar

Comentarios