Menú
Lasaña boloñesa
1 hora | Media

Lasaña boloñesa

Se acabaron las lasañas precocinadas. Ya puedes aprender a hacer tu propia lasaña a la boloñesa con esta receta. ¡Para chuparse los dedos!

Receta archivada en: Pastas, Salsas, Carnes, Horno, Italiana, Platos principales

Ingredientes para Menos 2 Más personas

  • 500 gramos de carne picada mixta
  • 6 láminas de pasta
  • 400 gramos de tomates pera
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 500 mililitros de leche
  • 30 gramos de mantequilla
  • 30 gramos de harina
  • 120 mililitros de vino blanco
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta
  • 30 gramos de queso rallado

Receta paso a paso

1 Pelamos y cortamos una zanahoria, metiéndola en un cazo con agua para que hierva. De mientras pelamos y picamos la cebolla.

2 Pochamos la cebolla en una sartén con aceite a fuego medio mientras pelamos los tomates pera y les quitamos las pepitas, cortándolos en trozos pequeñitos.

3 Echamos a la sartén junto a la cebolla la carne picada, desmenuzándola con la ayuda de una pala de madera. Cuando esté casi hecha, añadimos el vino para que evapore el alcohol. 

4 Sacamos la zanahoria ya cocida y la picamos. La añadimos a la sartén junto a los tomates y salpimentamos. Dejamos reducir la salsa boloñesa.

5 Hidratamos las laminas de lasaña como indique su envase mientras preparamos la bechamel.

6 En un cazo derretimos la mantequilla y cocinamos la harina durante unos minutos, removiendo para que no se pegue. Añadimos la leche poco a poco sin dejar de remover. 

Lasaña BoloñesaLasaña Boloñesa

7 Retiramos la salsa del fuego y colocamos mantequilla en el molde donde montaremos las lasañas. Hacemos capas intercalando la pasta con la salsa y finalmente echaremos la bechamel.

8 Hornea durante 10-15 minutos o hasta que se dore. ¡Ya están listas!

Receta completa

Pelamos la zanahoria y la cortamos en trozos pequeños. Con el fin de que pierda el crujiente, llevaremos un cazo con agua a ebullición y cuando esté hirviendo echaremos los trozos de la zanahoria hasta que se quede mucho más blando. Pelamos también la cebolla y la picamos.

En una sartén con un poco de aceite echamos la cebolla picadita y la cocinamos a fuego medio para que se vaya pochando. Pelamos los tomates de pera y, tras sacarle todas las semillas, procedemos o bien a cortarlos en trozos pequeños o bien podemos utilizar un rallador manual. No es imprescindible que el tomate que se utilice sea así ya que también puedes utilizar tomate ya frito o un bote de tomate triturado (más aconsejable ya que acabará formando parte del sofrito). 

El sofrito es esencial para que triunfe la boloñesa

Añadimos la carne picada desmenuzada ligeramente con las manos a la sartén con el aceite. Desprenderá su propio jugo por lo que no hay que echar más aceite que el inicial. Con la ayuda de una cuchara o una pala de madera, mezclamos bien la carne con la cebolla mientras terminamos de desmenuzarla. Dejamos que se cocine a fuego medio hasta que pierda el color rosado de la carne cruda. 

Sofrito de boloñesaDeja que se reduzca la salsa para que tenga mucho más sabor

Echamos el vino manteniendo el fuego medio para que evapore lentamente y la carne pueda coger su sabor. Sacaremos la zanahoria del cazo y, con cuidado, partiremos en taquitos pequeños los trozos, incorporándolos al sofrito. Finalmente añadiremos el tomate, salpimentando al gusto y dejaremos que se sofría durante unos minutos hasta que se quede sin caldo del tomate. 

Mientras dejamos que se termine el sofrito procederemos a preparar las láminas de lasaña. Esta vez utilizaremos las que vienen ya precocinadas por lo que tan solo tendremos que seguir las instrucciones del envase: hidratarlas durante unos minutos en agua caliente. Mientras las dejamos a remojo, cogeremos un cazo pequeño donde prepararemos un poco de bechamel para la lasaña. También se puede utilizar una bechamel ya preparada para ahorrar tiempo. 

En ese cazo pondremos la mantequilla, que derretiremos a fuego lento. En el microondas podemos calentar la leche para facilitar el cocinado de la bechamel. Cuando esté derretida la mantequilla añadiremos la harina y, con la ayuda de una pala o bien unas varillas, removeremos mientras se cocina. Incorporaremos finalmente la leche y salpimentaremos la mezcla, añadiendo nuez moscada si se desea mientras continuamos removiendo para prevenir que se formen grumos. Cocinaremos a fuego lento pendientes de que la bechamel no se pegue en el cazo ni se queme, ya que aportaría un sabor amargo.

Elige cuántas capas tendrá tu lasaña

Retiramos la boloñesa del fuego y preparamos el recipiente donde terminaremos la lasaña. Recuerda que debe ser un molde apto para el horno. Cogeremos una cucharadita de mantequilla y con los dedos nos ayudaremos para cubrir todo el recipiente con el fin de que las láminas de pasta no se peguen con el calor. Ahora toca montar la lasaña lámina a lámina. Según la cantidad de salsa se utilizarán más láminas o menos, porque la idea es que esté bien rellena y compacta. Primero colocaremos una de las láminas sobre el recipiente y daremos una capa de salsa boloñesa, así hasta que terminemos de montarla. Una vez terminemos con la primera lasaña, procederemos con la segunda. 

Lasaña BoloñesaLasaña Boloñesa

Ponemos a precalentar el horno a 210º mientras tomamos la bechamel y con la ayuda de una cuchara la vamos repartiendo por encima y alrededor de la lasaña. Finalmente colocaremos un poco de queso rallado por encima y ya está lista para meterla al horno. Espera unos 15 minutos o hasta que esté con una capa dorada y crujiente por encima y ¡a disfrutar!

Consejos de preparación

- Si queda la bechamel muy espesa, añade un poco más de leche a la mezcla para que quede más líquida.

- El uso de la zanahoria es al gusto, puedes no ponerla y saltarte ese paso.

Te puede interesar

Comentarios