Menú
1 hora | Baja

Gofres rellenos de caramelo holandeses

Los gofres rellenos de caramelo holandeses, es un postre que te encantará y te chuparás los dedos con esta receta

Receta archivada en: Bollería, Holandesa, Postres

Ingredientes para Menos 6 Más personas

  • 500 gramos de harina
  • 15 gramos de levadura
  • 15 gramos de canela en polvo
  • 150 gramos de azúcar blanco
  • 150 gramos de azúcar morena
  • 2 huevos grandes
  • 250 gramos de mantequilla sin sal
  • 100 mililitros de agua
  • 50 gramos de sirope
  • Vainilla (esencia)
  • Sal

Receta completa

Este manjar holandés es muy típico como acompañamiento para tomar el té o el café a media mañana. Aunque los stroopwafels, como se conocen más en su región de origen, son mitad caramelo mitad gofres.  

 
Es a finales del siglo XVIII cuando esta receta surge de la más remota casualidad. Según la leyenda que ronda a esta delicia, se dice que un panadero de Gouda recogió las sobras del día e hizo una mezcla con la que alimentar a los pobres de la zona. Poco a poco, fue adquiriendo más prestigio hasta convertirse en uno de los acompañamientos más buscados.  
Este manjar holandés es muy típico como acompañamiento para tomar el té o el café a media mañanaEste manjar holandés es muy típico como acompañamiento para tomar el té o el café a media mañana

Elaboración de la receta

Para realizar estos gofres holandeses, primero hay que dejar la masa del Stroopwafel listo. Para ello necesitaremos los 500 gramos de harina blanca, la levadura, una cucharadita de canela en polvo y los 150 gramos de azúcar blanco. Lo mezclaremos todo bien hasta conseguir una masa homogénea.  
 
Cuando tengamos este paso listo, añadiremos unos 125 gramos de mantequilla. El resto lo reservaremos para preparar el caramelo. Con este último ingrediente iremos frotando toda la harina con la mezcla anterior, hasta que veamos que se forman pelotas pequeñas de masa.  
 
Para que se despeguen y se crea una textura más espesa, añadiremos los 100 mililitros de agua, que no debe estar ni caliente ni fría, y amasaremos un poco antes de añadir los huevos. Removemos todo una vez más y sumaremos una pieza de sal. Batiremos todo el contenido con más energía durante uno o dos minutos y taparemos la masa resultante con film de plástico. Reservaremos y dejaremos que repose durante unos 20 o 30 minutos.  
 
Mientras tanto, iremos preparando el caramelo casero para el relleno de nuestros gofres holandeses. Puede tardas más el reposo de lo anterior, por lo que podemos descansar unos minutos antes de continuar, para después proceder a mezclar las dos fases de la receta.  
 
Para preparar el caramelo de los gofres holandeses primero debemos derretir los 125 gramos de mantequilla sin sal que habíamos dejado reservados antes. Calentar en un cazo pequeño junto con los 150 gramos de azúcar moreno con ayuda de una pala de madera. Añadiremos también el resto de la canela y el sirope cuando veamos que ya se ha hecho líquida.  
 
Cuando empiece a bullir, añadiremos unas gotas de esencia de vainilla para que le de un poco más de sabor. Evitando que se formen burbujas, removeremos y mantendremos el contenido caliente antes de apagar el fuego. Para este paso debemos ir un poco aprisa, para que no se nos haga sólido el líquido que acabamos de preparar.  
 Lo mejor es degustarlos con un líquido caliente, para que el caramelo vuelva a hacerse un poco más cremoso y suelte más sabor Lo mejor es degustarlos con un líquido caliente, para que el caramelo vuelva a hacerse un poco más cremoso y suelte más sabor
 
La masa que habíamos reservado al principio la tendremos que manipular, por lo que debemos lavarnos bien las manos. Dividiendo en unas porciones más o menos iguales, haremos pelotas pequeñas y las calentaremos poco a poco en una gofrera. En su defecto podemos hacerlas a la plancha, aunque no tendrán el característico dibujo de los gofres. Deben estar listas en menos de un minutos, para que no se tuesten demasiado.  
 
La pelota se aplastará sola cuando cerremos la tapa. Aunque, si estamos utilizando una plancha o una sartén que no se pegue, podemos aplastar las bolas formadas con ayuda de una espátula de cocina. Siempre debe quedarse una forma redondeada y que todas tengan el mismo tamaño, para que luego no sobren demasiados bordes al cerrarlas.  
 
Una vez tengamos las caras de los gofres tostados, cortaremos de manera precisa cada porción por la mitad en dirección horizontal, para que se nos queden dos mitades con cada una de ellas. Luego, añadiremos una cucharadita del caramelo todavía líquido en cada mitad de las partes calentadas. Con la otra mitad de la masa del gofre cerraremos las anteriores, de tal manera que se quede como un sándwich de Stroopwafel relleno de caramelo casero.  
 

Consejos de preparación

Todo este proceso debe hacerse cuando todavía están los ingredientes caliente. En caso de que se enfríen mucho, la masa se puede romper y el caramelo se puede hacer duro. Una vez lo tengamos todos listos, solo habrá que dejar que se enfríen un poco antes de consumir. Lo mejor es degustarlos con un líquido caliente, para que el caramelo vuelva a hacerse un poco más cremoso y suelte más sabor.

Te puede interesar

Comentarios