Menú
Caldereta
1 hora | Media

Caldereta

Con un plato de apenas 300 calorías, puedes disfrutar de una receta exquisita.

Receta archivada en: Carnes, Directo al plato, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

  • 1 kilo de carne de cordero troceado
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla grande
  • 1 tomate maduro y grande
  • 1 pimiento pequeño
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 litro de caldo de carne
  • 1 hoja de laurel
  • 2 perejil ramas
  • 3 hierbas aromáticas en ramitas
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal al gusto
  • 5 bolitas de pimienta negra

Receta completa

La caldereta es un plato típico de varias zonas de España. El plato se diferencia principalmente por el ingrediente protagonista. La caldereta tradicional se elabora con cordero, pero también las hay de pescado, marisco o de otro tipo de carnes como el pollo. Una ración de caldereta, puede contener aproximadamente 300 calorías.

Receta paso a paso

Para la preparación de la caldereta de cordero, necesitamos una olla grande y profunda, donde los ingredientes puedan cocinarse correctamente y podamos añadir el agua y los productos que necesitemos sin que se derramen o estén demasiado aglutinados unos con otros. 

Para comenzar, sazonamos con sal y pimienta el cordero y echamos el aceite de oliva en la olla, preferiblemente cubriendo el culo de la olla y superándolo un dedo o dos aproximadamente. Cuando esté caliente, vertemos el cordero y dejamos que se dore, una vez esté hecho (aunque sin excedernos para que no se quede demasiado duro), lo sacamos y lo reservamos para después. 

La caldereta es un plato típico de varias zonas de EspañaLa caldereta es un plato típico de varias zonas de España

En ese mismo aceite de oliva, sofreímos la cebolla y el pimiento muy picado a fuego lento para que se vaya haciendo bien, una vez la cebolla esté transparente y el pimiento se haya puesto blando, añadimos las hierbas aromáticas, el perejil muy picado, la hoja de laurel y le damos una vuelta a todo junto para que se fusionen los sabores. 

Una vez esté todo fusionado y cocinándose, añadimos el tomate muy picado, preferiblemente sin piel y sin semillas, y lo envolvemos con el resto de los productos. Dejamos que se cocine aproximadamente un minuto, hasta que veamos que el líquido que éste suelta se evaporiza. 

A continuación, añadimos los trozos de cordero previamente dorados en la olla y volvemos a remover todo junto, para que se mezcle con el resto de ingredientes. Añadimos el vaso de vino y dejamos que se cocina unos minutos todo junto a fuego lento, hasta que el alcohol se evapore. 

Seguidamente, vertimos el caldo de carne. Por norma general, con ½ litro es suficiente, pero lo ideal es que cubra los ingredientes y si vemos que se seca y que aún no se han terminado de cocinar, no pasa nada porque añadamos un poco más. En este momento, es preferible tapar la olla y dejar durante unos 35-40 minutos que se cocine a fuego muy lento pero sin que pierde la ebullición. 

Acompañamiento para la caldereta

La caldereta, por la consistencia de sus productos, es un plato principal que no necesariamente requiere de acompañamiento. En el caso de echar una ración más pequeña, el acompañamiento imprescindible es un pan de pueblo, de hogaza con mucha miga para poder mojar en la salsa cuajada que se genera de la fusión de productos cocinados. 

En algunos lugares de España, acompañan la caldereta con patatas al horno o fritas con o sin ajo, en ese caso, se sacaría de la olla lo que quisiéramos degustar y lo pondríamos encima de las patatas añadiéndole la salsa. 

Consejos de preparación

Como en cualquier receta, los productos pueden ser modificados o las cantidades en función del gusto del comensal. En este caso, como hemos dicho anteriormente, hemos elaborado la caldereta con cordero, la tradicional, pero podemos hacerla con otro tipo de carne como el pollo o el conejo, pescado, como el rape, o de marisco y elaborarla de igual modo, únicamente trabajando con este producto en específico. 

Lo ideal es presentarlo en una vasija de barroLo ideal es presentarlo en una vasija de barro

En el caso de las especias, las aromáticas son las más idóneas porque le da más intensidad al sabor, pero puedes modificarlo por romero, por ejemplo, o una especie de intensidad similar. En cuanto al caldo de carne, en el caso de no disponer de él, puedes coger un vaso de agua (o la cantidad que vayas a utilizar), y añadirle una pastilla de concentrado de carne que es una forma práctica. 

El cordero, aunque lo hayamos cocinado en trozos grandes, podemos para emplatarlo trocearlo en trozos más pequeños (así también es más sencillo de tomarlo) y se queda el plato más fino y mejor presentado.

En cuanto al emplatado de la caldereta, para darle un toque clásico y de autenticidad (no olvidemos que esta receta es muy tradicional), lo ideal es presentarlo en una vasija de barro o un plato de características similares. Podemos presentarlo a modo de sopa, para tomarlo con cuchara y mojar posteriormente con el pan, o si lo hacemos con las patatas, presentarlo en un plato llano con las patatas por un lado y la caldereta por otro o bien, las patatas y encima la caldereta con una hoja de perejil para darle más color al plato.

Te puede interesar

Comentarios