Menú
Bocadillo madrileño
30 minutos | Baja

Bocadillo madrileño

¿Sabes de qué está relleno el bocadillo madrileño? Descubre por qué a tantos les encanta y repiten siempre que pueden

Receta archivada en: Mariscos, Masas y rebozados, Cocina rápida, Española, Platos principales

Ingredientes para Menos 1 Más personas

  • 500 gramos de calamares
  • 4 cucharadas de harina
  • 4 cucharadas de pan rallado
  • 1 diente de ajo
  • Sal
  • Aceite
  • 1 pan (media barra)

Receta completa

Cuando escuchamos hablar del típico bocadillo de Madrid, siempre nos vienen a la mente los bocadillos de calamares. Se trata de una receta que puede utilizarse como una comida o como una simple tapa, dependiendo del tamaño de nuestro bocadillo madrileño. Además, son diversas las salsas que se le pueden echar para acompañarlo, aunque lo más típico es acompañar los calamares con ali oli o mayonesa.

Estamos ante una receta muy sencilla que puede hacerse en cualquier momento. No requiere de una gran preparación, por lo que puede ser realizada en cualquier momento y sin ser un gran cocinero. Además, se trata de una forma muy simple de ayudar a que los niños que tienen problemas con el pescado, puedan comerlo sin ningún inconveniente, ya que, además, pueden participar de la elaboración de su propio bocadillo madrileño.

Estamos ante una receta muy sencilla que puede hacerse en cualquier momentoEstamos ante una receta muy sencilla que puede hacerse en cualquier momento

Elaboración de la receta

En primer lugar, hay que preparar los calamares por su lado. Por ello habrá limpiarlos y quitarles la piel para, posteriormente ir cortándolos en redondeles de un centímetro de ancho como mucho. En el caso de las patas, habrá que contarlas en pequeñas tiras. No nos olvidemos que es un bocadillo y no una ración. Una vez que tenemos los calamares cortados habrá que secarlos con un trozo de papel.

A continuación, en un mortero se machaca un diente de ajo y se echa sobre los calamares. Ahora deberemos decidir si queremos hacer nuestro bocadillo madrileño en ese momento o más tarde. El tamaño de los calamares influye en esta decisión. En caso de que sean pequeños, bastará con esperar media hora para freírlos, pero si son grandes, para que resulten tiernos, se dejan un día o dos en el frigorífico tapados.

Son diversas las salsas que se le pueden echar para acompañarloSon diversas las salsas que se le pueden echar para acompañarlo

Cuando ya los tenemos listos, habrá que sazonarlos y freírlos en abundante aceite. Antes de meterlos en la sartén, hay que preparar en un plato la mezcla de harina y pan rallado. Habrá que pasarlos por ella envolviéndolos bien, sacudiéndolos. Una vez que hemos comprobado que el aceite está caliente, pero sin exceso, vamos friéndolos. Es importante la temperatura del aceite para que se cuezan por dentro y queden dorados por fuera. Una vez que van cogiendo este color, los vamos sacando y escurrimos los restos de aceite que le quedan.

El último paso es el más sencillo. Cogemos nuestra media barra de pan y la abrimos por la mitad. Una vez que lo tenemos abierto, vamos colocando nuestros calamares hasta que nos quede un bocadillo madrileño bien completo. Como hemos dicho antes, se puede acompañar de ali oli o mayonesa, pero eso es cuestión de los gustos que tenga cada uno.

Consejos de preparación

Te puede interesar

Comentarios