Menú
Bizcocho de calabaza y canela
50 minutos | Baja

Bizcocho de calabaza y canela

¿Te gustan los bizcochos? Entonces te encantará conocer esta receta de bizcocho de calabaza y canela, ¡delicioso!

Receta archivada en: Bollería, Verduras y hortalizas, Horno, Postres

Ingredientes para Menos 8 Más personas

  • 3 huevos (talla M)
  • 150 gramos de azúcar
  • 2 cucharadas de miel
  • 1 cucharada de canela en polvo
  • 120 mililitros de aceite de oliva
  • 160 gramos de harina
  • 9 gramos de levadura en polvo
  • 140 gramos de calabazas
  • 150 gramos de nueces peladas

Receta completa

Se está acercando la Navidad y eso significa que ya estamos empezando a pensar como sorprender a nuestros familiares y amigos con el menú. En esta ocasión, la propuesta para dejarles a todos con la boca abierta es un postre delicioso: un bizcocho de calabaza y canela con el que os prometemos que todo el mundo va a chuparse los dedos.

El bizcocho es una de las recetas que más se elaboran a la hora de preparar postres. Esto se debe a que puedes hacer de una infinita variedad de sabores y a que, además, son muy fáciles de elaborar y para ello se necesitan unos ingredientes que todos tenemos por casa y que son bastante baratos y sencillos de encontrar en cualquier supermercado.

Elaboración de la receta

Para la elaboración, lo primero de todo es poner el horno a precalentar a 180 grados de temperatura. Es muy importante realizar ahora este paso para que cuando metamos la masa en el horno esté a esa temperatura. Si no puede ser que no nos cuadren los tiempo, se nos quede crudo por dentro o no logremos la consistencia y esponjosidad típicas del bizcocho.

A la hora de elaborar la masa, en primer lugar tenemos que batir los huevos y el azúcar en un bol hasta que quede una mezcla espumosa. Sobre el azúcar, podéis usar blanco o moreno de caña. A mí me gusta más el de caña porque le otorga un sabor parecido al caramelo típico de las manzanas que se compran en la feria y queda riquísimo. Si no tenéis o preferís la blanca, vale exactamente igual. Incluso podéis hacer una mezcla de las dos. Una vez hayáis batido todo bien, añadimos las dos cucharadas de miel, la de canela en polvo y el aceite de oliva a la masa y mezclamos todo hasta que tenga una consistencia homogénea.

El bizcocho es una de las recetas que más se elaboran a la hora de preparar postresEl bizcocho es una de las recetas que más se elaboran a la hora de preparar postres

En este momento toca añadir la harina. Este sería el paso no más difícil, pero, quizá, sí más engorroso porque es muy importante que la tamicemos bien para que la harina se airee y no nos aparezcan esos grumos que quedan luego tan desagradables en boca. Es importante que añadamos la harina poco a poco y que no dejemos de batir en ningún momento hasta que se integre completamente con el resto de la masa. La levadura podemos incorporarla en el tamizador junto a la harina para que se mezclen las dos en este proceso.

Acordaos de que la levadura química es un elemento imprescindible a la hora de hacer bizcochos. Si nos olvidamos de ella, no subirán del mismo modo y no nos quedará la consistencia esponjosa que deseamos. En muchos supermercados venden una harina especial para repostería que ya lleva incorporada la levadura. Si os resulta más sencillo, podéis comprarla directamente y así os olvidáis de tener que añadirla. En mi caso, prefiero utilizar harina de trigo normal y corriente y añadirle la cantidad de levadura justa para lograr la esponjosidad y altura que quiera conseguir en cada bizcocho.

A continuación, es el momento de añadir la calabaza. Yo suelo comprarla por trozos envasados en los que la calabaza viene ya pelada y cortada en un taco rectangular. Si no lo encontráis así en vuestro supermercado, podéis comprar la calabaza entera y cortarla vosotros. Es más cómoda la otra forma, pero nos vale igual. Tenemos que añadírsela rallada, así que cogemos nuestra porción de calabaza y la rallamos sobre la masa con un rallador. Una vez hecho esto, cogemos las nueces, las machacamos hasta que queden trocitos pequeños, las añadimos a la mezcla y lo batimos todo para integrarlo. Podemos reservar un puñadito de nueces (unas seis o siete) para colocarlas luego sobre la masa de manera decorativa. Con esto ya estaría nuestra masa de bizcocho de calabaza y canela preparada.

Antes de pasarla al molde para meterla en el horno, es muy importante que lo untemos bien con mantequilla para que luego no se nos pegue y rompa al desmoldarlo. Una vez esté preparado, vertimos la masa, colocamos las nueces que hemos reservado antes para la decoración y lo introducimos en el horno.

El bizcocho debe estar listo en<strong> </strong>aproximadamente 30 minutosEl bizcocho debe estar listo en aproximadamente 30 minutos

El bizcocho debe estar listo en aproximadamente 30 minutos. Cuando pase este tiempo, podemos abrir el horno y comprobar que está listo con un cuchillo. Si pinchamos el bizcocho con el cuchillo y sale completamente limpio es que ya está listo. Si sale manchado de la masa, cierra el horno y déjalo cinco minutos más. Cuando esté completamente cocinado, sácalo del horno y deja que se enfríe antes de desmoldarlo ya que, si lo hacemos nada más sacarlo, es probable que se nos rompa.

Una vez enfriado y desmolado, espolvoreamos azúcar glass por encima y listo. ¡Ya tienes tu bizcocho de calabaza y canela preparado para soprender!

Te puede interesar

Comentarios