Menú
3 recetas fáciles para el Día de Acción de Gracias

3 recetas fáciles para el Día de Acción de Gracias

Si quieres sorprender a tus invitados en Acción de Gracias, no te pierdas estas tres fáciles recetas.

El Día de Acción de Gracias es un día que, cada vez más, se está importando a España. Porque es un día que te permite disfrutar de tu familia, de todas las personas que tienes cerca y, por supuesto, ¡comer comida riquísima!

Aunque, claro, cuando a quien le toca organizar la cena es a ti... ¡Es totalmente diferente! Y es que por muchas ganas que le pongamos, por mucho que intentemos que a todo el mundo le agraden los platos, sabemos que no es fácil tener recetas fáciles y que gusten. Sobre todo si queremos que nuestras recetas, además de ser sencillas, sean también deliciosas y tengan una buena presentación.

En el caso de los estadounidenses, no hay día más importante que este. Y si tú eres un ferviente seguidor de la cultura norteamericana, y quieres probar cómo son sus recetas, ¡probablemente este sea el momento! Aprovecha, que no hay nada como Acción de Gracias para ponerse manos a la obra con recetas fáciles y muy buenas. ¡Así que vamos a ver tres recetas que harán que se os haga la boca agua!

El pavo: sin él, no hay Acción de Gracias

No hay día de Acción de Gracias sin un pavo. Y aunque os parezca complicado, hay pocas recetas fáciles como esta. Lo único que tendrás que hacer es asegurarte de tener todos los ingredientes preparados, ¡y manos a la obra! Os vamos a dar una receta para doce personas, así que si sois más o menos, deberéis ir adaptando las raciones.

Para hornear el pavo,tenéis que usar una bolsa de asarPara hornear el pavo,tenéis que usar una bolsa de asar

Para el asado necesitaréis un pavo de seis kilos, dos manzanas, cuatro ramas de apio, una cebolla e, imprescindible: aceite de oliva, sal y pimienta. En el caso del relleno, necesitaréis cuatrocientos gramos de pan de maíz (conocido como Cornbread), una cebolla, cien gramos de bacon cortado en tiras, unas veinte pasas y seiscientos mililitros de caldo de pollo. Para acompañar podéis elegir lo que queráis, aunque lo habitual es puré de patatas.

Para hornear el pavo, tenéis que usar una bolsa de asar; de esta forma, quedará crujiente. Si además le forráis las patas con papel de aluminio, conseguiréis que no se quemen y esté todo mucho más sabroso. Tenéis que introducir el pavo en la bolsa de asar junto con apio y cebolla, para que den sabor. Mientras que lo horneáis a unos ciento setenta y cinco grados, durante dos horas y media, podéis ir haciendo el puré de patatas e ir preparando el relleno.

Para el relleno, tendréis que rehogar bacon con la cebolla picada y, cuando este esté totalmente transparente, podéis añadir las migas de pan y el caldo. Conseguiréis una masa húmeda, que será la que tengáis que introducir dentro del pavo.

Una vez terminado el pavo, no tendréis más que rellenarlo y servirlo. ¡Listo!

Cóctel de mandarina: refrescante acompañamiento

Siguiendo con nuestras recetas fáciles, no podía faltarnos el cóctel de mandarina. Con esta bebida, sorprenderás a todos; no habrá nadie que pueda resistirse. Eso sí, ¡no es apto para niños! Solo necesitaréis champagne o cava, zumo de mandarina y licor de naranja, que seguro podrás encontrar en cualquier supermercado.

Lo primero que debéis hacer es cortar las mandarinas en dos mitades para, a continuación, poder exprimirlas. Una vez exprimidas, servidlas en un vaso, al que debéis añadir el champagne o el cava, y un poco de licor de naranja. ¡Y a disfrutar!

Este postre es muy conocido en muchos países de LatinoaméricaEste postre es muy conocido en muchos países de Latinoamérica

Y, para terminar: arroz con leche

¿Puede haber un postre más rico, y sencillo, que el arroz con leche? ¿O recetas fáciles con menos complicación que esta? La respuesta es no.

Este postre es muy conocido en muchos países de Latinoamérica, y también aquí, en España. Lo único que necesitas es: una taza de arroz, leche entera, sal, canela, dos cortezas de naranja, media taza de azúcar, media taza de pasas, una cucharada de mantequilla, media taza de leche condensada y media cucharadita de esencia de vainilla. A esto se le puede añadir canela para adornar, por ejemplo.

Lo único que debéis hacer es limpiar el arroz; una vez que esté listo, poned la leche a hervir. En ese momento, añadid el arroz, y cocinadlo a fuego lento durante más o menos una hora y cuarto. Debéis añadir a la mezcla la corteza de naranja, la canela y un poco de sal. En ese momento, el arroz debería estar tierno y suave.

Cuando esté suave, quitad las ramas de canela y las cáscaras de arroz. Añadid el azúcar, y cocinadlo durante veinte minutos, hasta que quede cremoso. En ese momento, agregad la mantequilla, la leche condensada y la vainilla, removed bien y, en un rato, retiradlo del fuego. ¡Y listo! Podéis tomarlo tanto frío como caliente.

Te puede interesar

Comentarios