Menú
Consejos para cocinar al microondas

Consejos para cocinar al microondas

El microondas es una gran herramienta para cocinar hoy en día. Descubre algunos consejos para que tu cocina con microondas sea más fácil.

El microondas es ese electrodoméstico que desde la década de los 90 hizo que los españoles empezáramos a cocinar de una manera totalmente distinta. Pese a que llegó tarde a nuestro hogar, en la actualidad no se entiende una casa cosmopolita sin su presencia. Aunque no lo utilizamos como deberíamos, ya que nos ofrece un sinfín de posibilidades para sacarle su máximo partido.

Haciendo un buen uso del electrodoméstico para cada comida mediante la potencia y el tiempo de cocción, el microondas ofrece una manera más sencilla, rápida, cómoda y limpia de cocinar sin apenas inmutarnos. Pero, eso sí, debemos tener claras algunas de sus premisas para que no nos cambie el sabor de las comidas, no se nos estropee antes de tiempo y para que disfrutemos lo máximo posible de su utilidad.

Primero debes saber que el microondas cocina mediante ondas, por lo que cocinará desde los extremos hasta el centroPrimero debes saber que el microondas cocina mediante ondas, por lo que cocinará desde los extremos hasta el centro

Una manera rápida y sencilla de cocinar

Primero debes saber que el microondas cocina mediante ondas, por lo que cocinará desde los extremos hasta el centro. Para que el calor se reparta por toda la comida de manera más igualada, lo ideal sería colocar los alimentos más densos o los que sepamos que más van a tardar en cocinarse en los bordes. Aunque, si es el mismo ingrediente y no hay mezclas, no será necesario.

También debes tener en cuenta dónde lo vas a colocar. Es decir, que no cualquier recipiente sirve para el microondas. Unos cuencos, boles o platos de vidrio, cerámica, silicona o plástico duro deben ser siempre aptos para el electrodoméstico. Es mejor no jugársela con productos que no vengan recomendados por el fabricante, ya que el calor podría derretir algunos materiales o incluso que estos cambiaran el sabor de las comidas y estropearan el microondas. Eso sí, siempre es bueno recordarlo: nunca utilizar utensilios de metal.

Asegúrate de que a través del recipiente seleccionado las ondas pasan, para que así no queden después partes frías o mal hechas porque no traspasa bien el calor por toda su superficie. Su tamaño también es importante, ya que los que sean de una extensión mayor que el plato del microondas no permitirán que gire porque se atasca. En este caso las ondas no estarían llegando a todas las partes de la comida de manera igual. Para evitar que haya zonas -sobre todo del centro- que no se vayan a cocinar convenientemente, lo mejor es no llenar los platos o recipientes hasta los topes para que no se pierda el calor en las partes externas.

Lo mejor es utilizar una tapa o cuenco apto para microondas que evite que la comida salpique, así como asegurarse de que las paredes quedan libres de grasa que a la larga pueden dañan la función del electrodoméstico, así como romperlo antes de tiempo. Te ahorrarás su limpieza de manera más habitual y no variará el sabor de tus comidas, así como evitar también que los alimentos estén en contacto directo con las ondas.

Aprovecha al máximo sus posibilidades

Las verduras es mejor no calentarlas con agua o no intentar hervirlas con mucha cantidad, así evitaremos que se pierdan valores nutricionales importantes. También se recomienda el uso de recipientes anchos y bajos, para que se cocinen mejor y sigan manteniendo su sabor característico.

Normalmente, solemos hacer un mayor uso de la función para descongelar los alimentos. Esta opción es muy recomendable para las ocasiones en la que tenemos más prisa, aunque es mejor que no se utilice de manera constante, ya que hace que los alimento pierdan más proteínas y vitaminas.

Al igual que pasa con los alimentos que metemos directamente de la nevera al microondas. En estos casos, lo más recomendable es no introducir directamente el alimento dentro del microondas, sino dejar que se mantenga un poco a temperatura ambiente, para que así luego el choque de temperaturas no sea tan brusca y su cocción sea mejor.

Por el contrario, a la hora de sacar un alimento o un plato que se haya cocinado, lo mejor es dejar que repose antes de quitarle la tapa que lo cubre. De esta manera nos aseguramos de tres cosas: no quemarnos con el vapor, que se asienten las propiedades y sabores y, por último, que se haga más jugoso al no quitarle de golpe la humedad conseguida en la cocción.

A la hora de sacar un alimento o un plato que se haya cocinado, lo mejor es dejar que repose A la hora de sacar un alimento o un plato que se haya cocinado, lo mejor es dejar que repose

Limpio sabe mejor

Para que nuestra comida siempre esté en su punto perfecto, no adquieran sabores distintos o queramos saber que comemos de manera saludable, aprende también unos consejos sobre cómo limpiar el microondas. Siempre que esté desconectado, utilizaremos un trapo con quita grasas y limpiaremos todas las paredes del interior como si fuera un electrodoméstico más de la cocina. En el caso de que la limpieza se haga de manera periódica y no tenga muchos restos pegados en sus paredes, este consejo será suficiente para mantenerlo limpio.

Si por el contrario tiene mucha cantidad de grasa adherida a sus paredes o tiene un olor raro que modifica el sabor de nuestras comidas, lo mejor es colocar un cuenco con agua y zumo de limón en su interior. Dejaremos que se caliente durante unos cinco minutos a máxima potencia y después esperaremos a que no esté tan caliente para limpiar el interior del electrodoméstico con un trapo húmedo y limpio.

Otro truco importante es utilizar un chorrito de vinagre por las paredes ya frías y sin dañar o introducir el líquido entre los orificios de los lados. Dejamos que se caliente un par de minutos para que se despegue la grasa más pegada y luego pasamos un trapo limpio sobre todo el interior. Este truco limpia muy eficientemente, pero luego huele fuerte y puede provocar el cambio de sabor en varios alimentos si vamos a utilizar el microondas inmediatamente después de limpiarlo, por lo que se recomienda repasarlo bien y dejarlo reposar.

Te puede interesar

1 Comentario

Marta Pagán

26/05/2017 09:20

Yo una vez al mes utilizo un producto que se llama Botella Mágia y es un desinfectante específico para microondas.