Menú
Cuáles son las frutas de la primavera

Cuáles son las frutas de la primavera

El consumo de ciertos alimentos en determinadas épocas del año ayudan a que nuestro cuerpo se mantenga más vivo, sano y enérgico que nunca.

La importancia de incluir en nuestro día a día una rutina alimentaria rica en productos saludables y naturales, variada y, sobre todo, beneficiosa para el ser humano debería ser una de esas premisas obligadas a seguir y cumplir a rajatabla por todos. Y no sólo por hacer que la calidad de vida de cada persona se encuentre segura y bien protegida, sino también por integrar una serie de pautas entre nuestras costumbres que conviertan al equilibrio, la variedad y la calidad en los verdaderos protagonistas de nuestra alimentación.

Porque, como bien dijo un día el filósofo y antropólogo alemán, "somos lo que comemos". De eso no hay ninguna duda. Y de ahí que todo lo que forme parte de nuestra habitual lista de la compra deba estar cuidado y controlado bajo el más mínimo detalle. Aunque, por supuesto, las excepciones y los caprichos también acaben tomando cierta importancia en algún que otro momento del día.

La naranja es una de las frutas estrella durante los meses de primaveraLa naranja es una de las frutas estrella durante los meses de primavera

Sin embargo, conseguir que el bienestar forme parte de nuestros hábitos y nuestra nutrición parece ser, por norma general -y parece haber sido siempre también-, pan comido. Y quienes sirven de gran ayuda en este típico caso son los alimentos que, temporada tras temporada, reinan sobre las vitrinas y estantes de la mayoría de comercios. Se trata, cómo no, de los llamados "alimentos de temporada", los cuales solo se encuentran disponibles en un determinado tiempo del año.

Y es que, a pesar de las notables diferencias existentes entre unas estaciones y otras, hay que decir que donde más contraste se genera es en el ámbito de las frutas. Una diferencia que asocia cada pieza a periodos completamente diferentes y en la que influye, sobre todo, tanto el clima como los nutrientes que aporta a nuestro cuerpo.

En este caso, por ejemplo, nos adentraremos a conocer un poco más acerca de ciertas frutas de la primavera y las propiedades que a nuestro organismo ofrece. Es importante, además, recomendar su consumición en el periodo establecido para asegurarse de captar al máximo los beneficios que cada una de ellas proporciona a nuestra salud.

1Naranjas y clementinas

A pesar de ser conocida, más bien, como la pieza estrella de los meses más fríos del año, es cierto que su adquisición puede ser posible hasta bien alcanzados los meses de junio y julio. Su presencia reina en todos y cada uno de los supermercados y se trata de uno de los alimentos que mayor cantidad de Vitamina C brinda a nuestro cuerpo. Así, incluyendo este tipo de fruta lo máximo posible en nuestros hábitos alimentarios, conseguiremos hacer que las defensas del organismo estén más activas que nunca.

Además, no sólo podremos echar mano de ellas en sus ofertas más tradicionales, siendo el zumo de naranja el producto estrella de muchas dietas, sino que habrá también quienes opten por transformarlas en mermeladas o, por qué no, incluirlas en platos muchos más variados. Sea de una manera u otra, debemos sacar el máximo partido a una de las grandes frutas estrella de nuestro país.

2Kiwi

Quien también se encarga de obsequiar a nuestro organismo con una gran dosis de Vitamina C -incluso mucho más que la naranja- es el kiwi. Un producto que, además, nos ayuda a combatir la pesadez y el estreñimiento y, por consiguiente, se presenta como el aliado perfecto para que hacer que la digestión sea llevaba a cabo con éxito. Asimismo, y por si fuera poco, se impone como una de las mejores propuestas frutales de primavera a la hora de proteger nuestros huesos.

Hasta aquí quizás datos que muchos ya conocían anteriormente. Sin embargo, una de las cualidades que más puede llegar a impresionar es su capacidad para actuar como anticoagulante en nuestro cuerpo, reduciendo así las probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares. ¡Tan solo hay que saber elegir los más sabrosos y disfrutar de todas las ventajas que ofrecen!

3Fresas

Jugosas y realmente atractivas. Así es como se presentan las que más suelen triunfar en las fruterías de medio país. Y es que las fresas han sido, son y seguirán siendo, sin duda alguna, las encargadas de endulzar y protagonizar algunos de los momentos más especiales de nuestra vida.

De ahí que su presencia a lo largo del año también sea longeva, iniciando su comercialización en el mes de diciembre y llamando la atención de muchos consumidores hasta casi el inicio del verano. Todo un lujo que, además de aportar color y sabor a nuestro día a día -o dependiendo de la frecuencia con la que se consuma-, proporciona al organismo la energía necesaria para hacer frente a nuestra más exigente rutina.

Por su parte, en lo que respecta a sus componentes y características nutritivas, hay que decir que las fresas están formadas por casi un 85% de agua, por lo que mantendrían nuestro cuerpo lo suficientemente hidratado. Además, también posee propiedades diuréticas, vitaminas como la C y la E y, además, suministran pocas cantidades de calorías.

4Plátano

Asimismo, otra de las frutas que se presenta fuerte y constante durante, prácticamente, todos los meses del año es el plátano. De ahí que ni en primavera deba pasarse por alto. Ya no solo por ser fácil de combinarlo e incluirlo en nuestro menú diario, sino también por cada una de las propiedades que en su interior contiene. En primer lugar, siendo el acompañante perfecto para niños y adultos asiduos al deporte, aportando la energía necesaria a nuestro organismo para una pronta recuperación.

Asimismo, además de presumir de un alto contenido en hidratos de carbono y potasio, también se presenta como una fuente verdaderamente rica en minerales y vitaminas, siendo la B2 una de sus principales. Por su parte, como acompañantes a estas características, el plátano también destaca por su gran ayuda frente a problemas del tipo diarreicos, anemias e incluso actúa favorablemente para el desarrollo de un cabellos y unas uñas fuertes y saludables. Sin duda, una auténtica estrella del cuidado y la alimentación.

5Cereza

Podría decirse que, además de las fresas, la cereza también encajaría dentro de ese grupo de frutas que atraen con tan solo mirarlas. Ya sea por su color rojizo, su textura o por su sutil belleza; lo cierto es que, una vez transcurridos los primeros meses de la primavera, se coronan como las reinas de todas las sobremesas. Y si, además, a todo ello se le añade cada una de las propiedades que albergan en sus pequeñas piezas, sería cuanto menos impensable excluirlas de nuestra alimentación.

Entre ellas, como no, destaca el elevado contenido de agua que alberga en su diminuto interior, aportando a nuestro cuerpo una de las dosis esenciales diarias. Además, ejerce a su vez como buen depurativo, siendo la elección perfecta en casos de estreñimiento, obesidad y artritis. A todo esto, a su vez, hay que añadirle que se trata de una fruta rica en vitaminas A, B, C y E y con altas cantidades de fibra, hidratos de carbono y potasio. Increíble pero cierto... ¡Demasiado para un cuerpo tan pequeño!

6Chirimoya

Puede que no sea de las más comunes en nuestra rutina alimentaria primaveral, ya que su comercialización suele producirse desde la entrada del otoño hasta el inicio de la primavera. Sin embargo, cualquier oportunidad es válida para aprovechar las ventajas que este valioso ejemplar de primavera ofrece. Además, lo cierto es que la chirimoya también consigue que nuestro cuerpo se mantenga vivo y activo durante todas y cada una de nuestras jornadas -de ahí .

La chirimoya también consigue que nuestro cuerpo se mantenga vivo y activo durante todas y cada una de nuestras jornadasLa chirimoya también consigue que nuestro cuerpo se mantenga vivo y activo durante todas y cada una de nuestras jornadas

Quizás su peculiar y particular sabor haya conseguido ganarse muchos detractores con el paso del tiempo. Aunque con el solo hecho de descubrir todo lo que cada una de sus piezas guarda en su interior, hace que el interés por incluirla entre nuestra alimentación se convierta en algo más que necesario. Empezando, una vez más, por su alto contenido de agua, llegando a alcanzar incluso el 75% de la pieza. Además, ayuda a suministrar al organismo una buena dosis de hidratos de carbonos, fibra y Vitamina C.

Aunque eso sí, habría que poner especial atención a su elevado contenido en azúcar. De ahí que al ser considerado como una de las frutas con mayor aporte calórico suela ser recomendada, sobre todo, a deportistas y embarazadas. Por su parte, también se encarga de proteger y reducir los niveles de colesterol en nuestro organismo.

Te puede interesar

Comentarios